Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Sensacional

NADIE podría esperar una gran innovación en un show musical producido por José Luis Moreno para La 1. Desde Entre amigos, cuando el cuervo Rockefeller mudó el terciopelo, repite rito, mecánica y hasta los piropos del público. Pero habrá que reconocer que en escenografía Sábado sensacional es una evolución en los programas de ventrílocuo, aprovechando los recursos de las pantallas. Algo es algo, aunque el grafismo de este musical ya estaba pasado de moda cuando Ramón García hacía guardia en la garita de Prado del Rey.

Ana Obregón regresó dicharachera y menos metepatas que de costumbre, en un rol que parece heredado de Lina Morgan, mientras que el muslamen de Mar Saura interpreta el papel de Juncal Rivero. El malagueño Pablo Puyol y el radiofónico Josep Lobató son esos complementos masculinos habituales de estas entradillas con poca chispa y muchos adjetivos.

Sábado sensacional, en serio, menos casposo de lo que prometía, es el típico espectáculo anacrónico, más bien propio de fiestas navideñas y galas pagadas como aquellas de Murcia, qué hermosa eres, con las que TVE pretende adobar las futuras noches del fin de semana. Entretenimiento básico, con focos y bengalas, rostros guapos, teatrillo y números musicales para sorprender a guiris desplumados en el Florida Park.

La corporación pública, fiel a su servicio público y a su compromiso, invitaba al estreno a la condenada Isabel Pantoja, piernas al aire, a sacarse una perras desvelando el tema musical que ha creado junto a su retoño Kiko. Rivera en verdad no canta, sino que entona un atropellado rap. Isabel y Paquirrín. Como en los gloriosos tiempos de Martes y Trece. Mi pequeño de alma. Regreso al futuro. Listillos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios