Fragmentos

juan ruesga navarro

Sevilla frente al espejo

Dejemos de disculparnos si nos acusan de chovinistas o centralistas

Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida. (Facundo Cabral)

CADA mañana nos miramos en el espejo y a veces nos gusta lo que vemos y otras no. El consejo que nos ofrecen algunos poetas es que permanezcamos frente a la imagen reflejada hasta que nos guste. Me parece que nos dicen que averigüemos lo que va mal y actuemos para cambiarlo, o no. Porque siempre cabe que estemos satisfechos con la decadencia física que tenemos enfrente. Hay gustos para todo. Aunque debemos reparar que la imagen del espejo no somos nosotros, sino nuestro simétrico que no es lo mismo. Si tenemos un grano en la cara en la mejilla izquierda, el rostro que nos mira lo tiene en la derecha. Ahora caigo que lo que dice el poeta es que nos guste lo que vemos, no que seamos nosotros. Y aunque estemos medio desnudos al reflejarnos en el espejo, no tiene nada que ver con mirarnos el ombligo.

Que es de lo que se nos acusa a los sevillanos precisamente, de estar ensimismados de modo narcisista de la belleza de nuestra ciudad y olvidar todo lo demás. "Desde la azotea de Triana se ve Sevilla, larga tendida, llana, abierta, malva toda y oro, como una mujer rubia, que sueña despierta en su alma, que es su cuerpo". Así canta Juan Ramón Jiménez en su libro Sevilla. Y así podríamos citar a docenas de poetas. ¡Qué hacer si estamos enamorados de la imagen que vemos en el espejo! Pues vivir con ello e intentar que sea de provecho para la ciudad y sus habitantes.

Creo que ya ha llegado el tiempo de no tener que estar justificando y pidiendo perdón por lo que somos y lo que no somos. Dejemos de disculparnos si nos acusan de chovinistas, centralistas o cualquier otra cuestión semejante. Mirar adelante en la carrera de ciudades. Y superar a todas las posibles. Aunque, sin que lo oigan los forasteros, sabemos qué cosas de la ciudad no nos gustan. Y las podríamos mejorar. Pero no para Andalucía o la humanidad, sino para que nuestros paisanos vivan mejor. Para que todos los barrios estén mejor equipados. Mejor transporte público. Mejores espacios públicos. Para que tengamos las necesarias viviendas de alquiler social. Para que nuestros jóvenes no dejen los estudios antes de tiempo, algunos de ellos sin el graduado escolar. Para que las empresas aquí radicadas generen más puestos de trabajo de calidad. Y en más sectores que en la agroalimentación y el turismo. Sin olvidarnos del mundo que evoluciona a toda velocidad. Ahora se dice que hay que pensar globalmente para mejor actuar localmente.

De acuerdo. Que los medios de comunicación sevillanos nos pongan todos los días frente al espejo y miremos con detenimiento lo que no nos gusta para cambiarlo. Pero no volvamos la cabeza hacia los políticos y su día a día. No son ellos los responsables de mejorar las cosas en Sevilla, somos nosotros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios