Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Trágica repetición de la ruta de la seda

El calendario traía de fábrica remarcado el domingo 15 de marzo, pero no ha sido posible

Resulta asaz complicado hablar de fútbol sin que haya fútbol, pero es un hartazgo redundar en la ola alarmista que nos rodea a causa del puñetero bichito que se vino desde China a lomos de no se sabe qué ni de quién. Elucubraríamos hoy sobre las alineaciones del derbi, a ver qué tiene en la cabeza Lopetegui o qué pretende Rubi para no volver al atasco que lo tuvo a un naranjazo del cese, pero aquí me tiene sin saber por dónde tirar.

Nada de eso es posible, ya que los artistas están de botas caídas y todo es un océano de incógnitas plagado de un archipiélago de dudas. Si se suspenderá la Liga es la duda mayor para abrir un compás inquietante sobre de qué forma va a solventarse el problema. ¿Habrá campeón, europeos y descendidos? ¿Suspensión definitiva o neutralización para borrón y cuenta nueva? Quién sabe, pero a ver cómo concilian el sueño cuantos andan en ambos extremos de la clasificación.

Es extraño, un universo desconocido todo lo que está pasando aquende y allende nuestras fronteras. Todo el deporte mundial parado, ni zorra idea de qué nos deparará la vida, si la Eurocopa se deja para el año próximo o después, mientras Monchi teme como a una vara verde la eliminatoria con la Roma a una sola bala. Vivimos en el corazón de la hipótesis, todo es virtual y en este mundo traidor nada es verdad ni es mentira, que todo es del color del cristal con que se mira.

Y como el que no quiere la cosa, el Estado de Alarma ya está aquí con la sobredosis alarmista que conlleva. Sólo queda apretar el culo y moverse lo menos posible mientras esta pandemia no remita. Desde que salió el calendario allá por julio, el domingo 15 de marzo estaba marcado en verde por unos y en rojo por el resto, pero todo se ha ido a hacer puñetas desde que una vez un chino dijo que le dolía la cabeza. Y cual Marco Polo, el bichito hizo su ruta de la seda y ahí estamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios