NADIE en el PSOE duda de que la situación que vive Alcalá de Guadaira con la huida de las filas socialistas de la concejal Laura Ballesteros tiene mucho que ver con las guerras internas en la organización sevillana y con el enfrentamiento entre el alcalde, Antonio Gutiérrez Limones y la poderosa secretaria provincial, Susana Díaz. Ballesteros es persona de confianza de Díaz y no hubiera dado el paso sin el conocimiento de su mentora. El episodio se interpreta en clave de vendetta política, y se da por hecho que Susana Díaz está dispuesta a escribir el último capítulo de la larga trayectoria política del alcalde de Alcalá.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios