hoja de ruta

Ignacio Martínez

Se abre la veda

SI un político con la experiencia y el temple de Duran se ha tirado por el tobogán de la demagogia, es que esta campaña no va a ser tan tranquila. Ayer conocimos tres sondeos que dan a Rajoy mejor resultado que el récord del PP, que obtuvo Aznar en 2000, y aventuran a Rubalcaba peor suerte que la de Almunia aquel año, que es el suelo del PSOE. La falta de emoción por el resultado están dispuestos a suplirla los nacionalistas catalanes, que andan recalentando a su afición, a ver si sacan lo peor de ella. En este campo son mourinhistas. Una pena que Guardiola no haga escuela.

El jefe de los demócratacristianos de Unió no es independentista, como alguno de sus socios de Convergència, pero le ha metido un rejón a los andaluces para complacer a su parroquia. Sostiene que mientras a Cataluña le falta de todo, aquí llega el dinero de las subvenciones a espuertas. Sin ir más lejos, los bares de los pueblos andaluces están llenos a rebosar de personas que se rascan la barriga mientras cobran el PER. Esta pedrada viene detrás de la que lanzó hace una semana el presidente Mas sobre lo difícil que le resulta entender el torpe habla de los niños de Sevilla y Málaga. Los estrategas de campaña de CiU han llegado a la conclusión de que meterse con Andalucía da votos en Cataluña. Han abierto la veda: mala cosa. A otros, aquí abajo, les complace alentar boicots al cava catalán, a la Caixa, o a los coches de Martorell. Muy mala cosa.

Ayer Duran hizo un amago de disculpa. Aprecia Andalucía pero está en contra de la cultura de la subvención. Coincidimos. Habría que desterrar todas las subvenciones. Por ejemplo, los 5.000 millones de euros que el Gobierno dio el año pasado al sector del automóvil. Y de los que Cataluña se benefició más que ninguna otra región española, mientras el PER son 200 millones anuales. Si quiere insinuar que en el PER hay fraude, debemos darle la razón. Habría que erradicarlo, como habría que perseguir los más de 200.000 millones de euros que escapan al control del fisco en España.

El PER se creó en 1984 para resolver un problema social: un ejército de jornaleros sin tierra y sin trabajo, que además no podían entrar como parados en el sistema general. En Andalucía el dinero que llega al año es de unos 135 millones y a Extremadura 36. Cuando se reformó el sistema en 1996 se dio entrada a las dos Castillas, Valencia, Murcia, Canarias y Aragón, que entre todas suman otros 33 millones. Compara Duran a los payeses catalanes con los jornaleros andaluces. Grave error. Unos son pequeños propietarios, empresarios agrarios, y los otros no han tenido un trozo de tierra en su vida. Ahora toca crispar el ambiente y preparar a España para la gran batalla: Cataluña quiere un cupo como el vasco. Y golpea el hígado de Andalucía: mourinhismo puro. Esto no ha empezado bien y acabará peor.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios