Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En el adiós a Grau, un catalán sevillanizado

En mes y medio se han ido Aparicio, Colo y él, todos coetáneos y laterales del Real Betis

Más de doscientos partidos defendiendo el escudo de las trece barras con corona avalan la trayectoria de Quico Grau. No es una marca baladí la de este catalán que se nos iba en la noche del lunes y que hoy recibirá tierra en la tierra que lo adoptó desde su llegada en 1959. Diez temporadas como futbolista del Betis en un tiempo en que el nomadeo no era moneda de uso común y en las que Grau recitó un papel de relevancia.

Francisco Grau Pla era barcelonés de La Garriga desde que vino al mundo en 1935, ha muerto a la edad de 84 años y se da la dolorosa casualidad de que en un rato han fallecido tres defensas diestros del Betis. En el plazo de sólo mes y medio se han ido Aparicio, Colo y Grau, tres futbolistas que compartieron vestuario y competencia por un puesto en la defensa bética, pues si Colo llegó para suplir a Grau, Aparicio lo hizo para dejar el hueco que dejaba Colo tras irse al Atlético de Madrid.

Grau fue el primero que llegó y el último que se fue del Betis tras un brillante homenaje en el verano de 1969 frente a la Portuguesa de Brasil. Llegó procedente del Sabadell junto a Sitges y Xanín, un prometedor extremo que falleció de leucemia seis meses después de su fichaje. Fue Quico Grau un zaguero elástico, fibroso y expeditivo que compatibilizó los tres puestos de la defensa, siendo en la promoción del 67 en Granada y de central con Ríos su partido más trascendente.

El fichaje de Aparicio en 1964 le birló estar en la gesta de aquel Carranza ante el Benfica que tanto se celebró, lo que siempre fue una losa sentimental para él. Más andaluz que catalán en su forma de ser, Quico Grau nunca ni siquiera pensó en abandonar esta ciudad. Era el amigo inseparable de Rogelio en aquel vestuario que regentaba Eusebio Ríos, capitaneó en innumerables ocasiones la tropa verde, blanca y verde y está de pleno derecho en lo mejor de la historia del Betis.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios