La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

La amenaza de madrugadas insoportables

Fiel a esa suerte tan arraigada que es pasar de Juanón a Juanillo, y viceversa, Juanma ha dicho que para poca salud ninguna y que los bares, con sus veladores, podrán permanecer abiertos hasta las tres de la mañana. Le arrebatará Sevilla a Nueva York ese eslogan de ser la ciudad que nunca duerme, pues a ver cómo concilia el sueño el desventurado que tenga veladores bajo su balcón. Con acierto indudable analizaba ayer la situación Luis Sánchez-Moliní, destacando que a esas horas no hay nada en la calle que merezca la pena. Donde pongo nada quiero decir nadie, por lo que se avecina un tiempo de por sí inquietante que encuentra el plus de que cualquier seguidor de Camarón te endilgue repetidamente el Volando vengo o recibas los acelerones de un motorista que no ve la forma de irse. Y es que aquí pasamos del calor al frío sin que medie ningún tipo de templanza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios