PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El año de los que callan

EL 2011 va a ser, aún más si cabe, el año de los silenciosos. Dícese de quienes habitualmente no verbalizan sus intereses y estrategias, porque ya disponen de intermediarios para influir en la opinión pública y en la toma de decisiones. Y de quienes, en el otro extremo de los niveles de renta, enmudecen, deprimidos por el desmoronamiento de sus expectativas laborales y de su bienestar, vivaqueando en la pobreza, y sintiéndose insignificantes sin darse cuenta de que constituyen la amplia mayoría de la población, la soberana. Su voz está apagada o fuera de cobertura. Ni siquiera es bien representada por escritores, pintores, cantantes, cineastas o dramaturgos, que están fallando estrepitosamente en una de las funciones esenciales del arte y la cultura. Tanto hablar de los años 60 y 70, para estar ahora sólo concentrados en subvenciones y derechos de autor.

En la constante depauperación desde hace tres años, padecemos un desigual juego de tensiones contrapuestas cuya intensidad se acerca al umbral del estallido de un conflicto social, con el riesgo de que se tambaleen los pilares de la convivencia democrática. Cada vez con menos disimulo se percibe la tensión que los mercados financieros, las potencias europeas, los bancos y las grandes empresas le endosan al Gobierno. Y éste, castigado por sus errores, se convierte en la correa de transmisión de esos silencios fácticos para que las espaldas de los asalariados y los desempleados asuman todo el peso de un nuevo orden social basado en recortes de salarios y de prestaciones, con el fin de que nos sigan prestando dinero para refinanciar nuestras gigantescas deudas hasta que la economía española sea sometida a un plan europeo de ajuste.

El 2011 no va a pivotar sobre la cita electoral de mayo, como se antoja en la rivalidad partidista, sino en función de cuánto tiempo más es capaz el sistema político de mantener en silencio y desmovilizada a la población que se está quedando sin presente y sin futuro.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios