Tribuna Económica

Rogelio / velasco

T asa tobin y otras opciones

EL premio Nobel James Tobin, propuso la tasa que lleva su nombre como un mecanismo de estabilización del tipo de cambio de las monedas y mas allá. En la medida en que una tasa sobre las transacciones internacionales reduce el volumen de operaciones de las entidades financieras, el tipo de cambio tendería a ser menos volátil, otorgando mayor autonomía a la política monetaria y facilitando medidas para contrarrestar una crisis.

La Tasa Tobin no se había aplicado nunca hasta el pasado año, aunque de la intención original se ha pasado a otra para su implantación: servir de instrumento recaudatorio a través de la banca. Sin embargo, la implantación el pasado año en Francia (que al estar dentro del euro se hizo en un entorno muy distinto del que Tobin definió), ha ofrecido unos resultados decepcionantes. Ayer conocimos que el gobierno francés ha recaudado ochocientos millones, apenas el 0,04% del PIB.

De la idea y del entorno económico original en el que Tobin escribió se ha pasado a otro en el que el objetivo de la reforma es el de reducir el tamaño del sistema financiero. Existe un amplio consenso en el continente acerca de la dimensión indeseable del sistema financiero, especialmente en el Reino Unido. Un sistema financiero sobredimensionado representa una fuente de inestabilidad, porque su ajuste periódico provoca enormes cargas a los contribuyentes, que son los que soportan los costes de salvar a los bancos. Debido a las estrechas relaciones económicas en la UE, el problema nos afecta a todos.

¿Que hacer para reducir el tamaño del sistema? La UE va a aprobar una norma dirigida directamente a limitar la retribución de los banqueros. La lógica que subyace en esta medida es que la parte variable del sueldo de los banqueros depende, en buena medida (aunque no siempre), de los beneficios y estos beneficios dependen, a su vez, del volumen de transacciones de determinados activos financieros, especialmente de los derivados. En la medida en que esa parte variable de la retribución quede limitada, se reducirán los incentivos de los banqueros para aumentar el volumen de negocio, con lo que el tamaño del sistema financiero tendera a reducirse.

Esa reducción del tamaño del sistema, permitiría a los gobiernos manejar mejor las crisis. Dado el tamaño del PIB y la recaudación de impuestos, un sector financiero con problemas podría ser rescatado. Con el actual tamaño y una grave crisis, resulta muy costoso para los contribuyentes evitar la caída de algunas entidades; tanto que en ocasiones se ha tenido que acudir a otros países o a instituciones supranacionales.

El cambio de la economía y del marco institucional hacen hoy a la tasa Tobin inútil para el objetivo de estabilidad. Si se quiere conseguir ésta, hay que gravar directamente a la fuente de renta que genera inestabilidad, como nos enseñan los libros de teoría económica. Si es la parte variable del sueldo de los banqueros, que se haga.

Tenemos dudas del éxito de este tipo de operaciones. Los banqueros buscarán fórmulas para burlar la norma, por ejemplo, elevándose sustancialmente la parte fija del salario. Y lo que es mas importante aún. La City de Londres genera mas del 20% del PIB británico. El gobierno de Cameron va a echar el resto para evitar que una nueva regulación desbanque a Londres como centro financiero de Europa. Nos aproximamos a nuevos y duros enfrentamientos entre las dos orillas del Canal.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios