EL Íbex 35 cerró la sesión de ayer con un retroceso del 2,2%, lo que llevó al selectivo a situarse por debajo de los 9.900 enteros (9.821,8) tras la apertura a la baja de Wall Street una vez publicados los datos de paro del mes de agosto en Estados Unidos, inferiores a los esperados. De este modo, el selectivo acumula una caída semanal del 5,13%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se elevaba hasta los 141,7 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 2,081%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,110%.

Una vez superado el efecto Draghi, las principales bolsas del Viejo Continente se sumieron en pérdidas superiores al 2%, con París perdiendo un 2,76%, Fráncfort un 2,62% y Londres un 2,34%. Los mercados anticipan así un posible retraso de la subida de tipos de interés en Estados Unidos.

Sacyr se erigió como el peor valor de la jornada con una caída del 5,7%, seguido de ArcelorMittal (-5,72%) y Banco Sabadell (-4,5%) tras la rebaja de Credit Suisse. Gamesa (-3,79%) y Repsol (-3,59%) completaron los cinco primeros puestos del ranking de pérdidas. Tan sólo Abengoa, con una subida del 3,31%, e IAG (+0,14%) consiguieron mantener el tipo.

Los blue chips tampoco se desprendieron de los números rojos y registraron retrocesos que oscilaron entre el 0,9% de Endesa y el 3,59% de Repsol. Inditex se dejó un 3,03%, Santander un 2,8%, BBVA un 2,34%, Telefónica un 2,02% e Iberdrola un 1,4%.

Al igual que las principales plazas europeas, el selectivo español comenzó la jornada con caídas cercanas al 1,5% que se vieron agravadas pasada la media sesión tras conocerse el dato de paro de Estados Unidos. Esta circunstancia ha llevado al Íbex a cerrar por debajo de los 9.900 puntos, a aproximarse a sus mínimos del año y a acumular una caída semanal del 5,13% y anual del 4,46%.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios