PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Las deudas del Día D

EL sol no sale hoy por Antequera, sino por el Aljarafe. Y por decisión gubernativa hay que cambiar de nuevo los relojes. Amanece a las dos de la tarde y se hará la luz en las profundidades de Sevilla, bajo la dársena del Guadalquivir o sobre el cauce vivo del río. Las horas previas a la histórica inauguración del Metro encapsulan 34 años de errores, miedos, complejos y frustraciones. Sevilla estrena un segundo AVE y sale relanzada del túnel del tiempo.

Los que se apunten al paseo gratuito, en este jueves cuya kilométrica oscuridad reluce más que el sol, harán su particular inspección a vagones, escaleras automáticas, señalización, tornos, asientos, iluminación y demás parafernalia propia de la línea del Metro que aún está por terminar en cinco de sus estaciones. Si nos tomamos el día de hoy como festivo a efectos de psicología colectiva, resulta obligado sugerir que, a partir de mañana, todos los sevillanos se hagan una pregunta propia de una sociedad que quiere crecer con plena conciencia de su responsabilidad. ¿Cuánto nos cuesta la explotación diaria del Metro? ¿Cómo se puede calcular lo que nos beneficia de modo indirecto por el menor uso de coches, la contaminación que nos ahorramos y la reducción de tiempo en desplazamientos? ¿Quién paga el déficit? ¿Cuánto crecería el uso de esta línea si tuviera parada en Plaza Nueva y Encarnación?

Siempre he reivindicado que Sevilla tuviera Metro. Pero también que esto no es una Expo que dura seis meses y el último que apague la luz, sino una infraestructura para toda la vida. Como la red de autobuses. Y muchas cosas han de cambiar porque al Día D no llegamos vírgenes, sino con unas pérdidas en Tussam de 54 millones de euros sólo en el ejercicio 2008. El gasto en personal supera en 21 millones al ingreso por bonobuses y billetes. En el Metro no puede repetirse semejante desastre presupuestario, truncaría el compromiso político de construir de inmediato (y no 30 años después) las líneas 2, 3 y 4.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios