Desde mi córner

Luis Carlos Peris

¿El 'dream team' o este Barça?

Al primero le avalan sus conquistas y a favor del actual juegan sus prisas por quitarle la pelota al contrario

MUCHA es la tinta que se vierte y muchas las horas de debate que se están consumiendo en torno a una cuestión difícilmente solucionable. Es a colación del tremendo derroche de fútbol que le sale por las botas al Barcelona que está moldeando Guardiola. Un día sí y otro también se pretende establecer una comparación entre este Barça y el que compuso Johan Cruyff, el siempre recordado dream team. Incluso se mete en el bombo de las discusiones el de Rijkaard y Ronaldinho, que ganó dos Ligas y una Champions en los primeros años del otrora tulipán en el banquillo del Camp Nou.

Pero la discusión principal está entre si fue mejor el dream team o el actual, sobre todo por la carga de literatura que siempre acarreó Cruyff y que ha heredado Pep, uno de sus discípulos predilectos y conductor de aquel fantástico equipo. Bueno, pues hace unos días noches tuve ocasión de ver varios partidos de aquel equipo y la verdad es que era de ensueño. Pasaron por televisión aquel partido con el Sevilla de final de una Liga que el Barça ganó porque Djukic falló un penalti ante el Valencia y la verdad es que resulta complicado decantarse por uno de los dos, si por la sinfonía que montaban Laudrup y Romario o por lo que ahora brindan Xavi y Messi.

Hay, sin embargo, una particularidad, y es que este equipo de Guardiola supera al que se formaba alrededor del propio Pep en fiebre, en ganas de ganar, en sus prisas por quitarle el balón al contrario. Cómo presiona este Barça es la diferencia y como se trata de una virtud inestimable en fútbol, pues puede aventurarse que este equipo está en condiciones de emular las gestas de aquél y, si Messi continúa la progresión y no se estanca, de superarlas con creces. De todas formas, estamos en unas dimensiones tan imponentes que por mucho que se recuerde a aquél o se analice a éste, la ecuación es muy complicada y la incógnita difícil de despejar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios