TIEMPO El pueblo más frío de Andalucía está en Sevilla

José Luis de justo Alpañés

Presidente de la Real Academia Sevillana de Ciencias

La efemérides del descubrimiento de América

El autor desmonta los datos que alimentan la idea de un exterminio por parte de los españoles

Una exposición en el Archivo de Indias con motivo del quinto centenario de la muerte de Colón, en 2006. / José Ángel García

Una exposición en el Archivo de Indias con motivo del quinto centenario de la muerte de Colón, en 2006. / José Ángel García

 Durante muchos años, el 12 de octubre de 1492 ha sido considerada una fecha clave en la historia de la Humanidad. Sin embargo, desde el principio tuvo sus detractores, principalmente en otros pueblos europeos, envidiosos de la gesta española, hasta el punto de considerar como principio de la Edad Moderna de la Historia Universal, no esta fecha, sino el 29 de mayo de 1453, fecha de la toma de Constantinopla por los turcos, una fecha, indudablemente menos trascendente.

El descubrimiento de América es un hecho fundamental por el descubrimiento de nuevas razas y especies, por lo que supuso para el comercio mundial y por la aportación de la civilización europea a los pueblos de América. Algo después de la independencia de los países de Iberoamérica, a partir de 1820, los lazos entre estos países y su antigua metrópolis se fueron fortaleciendo, y términos como Hispanidad, acuñado en el siglo XVI y recuperado por Miguel de Unamuno en 1909 y Ramiro de Maeztu, se fueron afianzando, basándose en una lengua común, el español, una religión común y una raza mestiza, como resultado de la mezcla entre conquistadores y pueblos indígenas. Este último hecho es único en la Historia de la Humanidad, y, si no, véase el fin de los "pieles rojas", reducidos, en su mayor parte a su refugio obligatorio en reservas, Sr. Biden.

El primer intento de tergiversar los hechos vino de parte de los italoamericanos al considerar el 12 de octubre como una fecha italiana en el desfile de Nueva York, basándose en la probable ascendencia italiana de Cristóbal Colón, y olvidándose de que Colón llegó a América con naves y tripulaciones españolas y como jefe de una misión ordenada por los Reyes Católicos, y que terminó su vida en España, donde, a pesar de alguna controversia, fue cubierto de honores y falleció.

Durante muchos años América, en general, fue lugar de refugio de emigrantes europeos, de lo que los españoles estamos muy agradecidos. Los ataques contra España son relativamente recientes. Fidel Castro en 1997 denunció los crímenes que contra las poblaciones autóctonas del continente cometieron los conquistadores españoles, declaraciones de las que más tarde se excusó. Recientemente, el presidente de México, A.M. López Obrador, "pidió a España y sobre todo a la monarquía, que ofreciera disculpas, por lo que se llevó a cabo de manera abusiva en nuestro país con las comunidades originarias, la represión que hubo, los asesinatos masivos, el exterminio". Estas declaraciones forman un summum de barbaridades. Así, a finales del siglo XVIII, el número de españoles nacidos en España no sobrepasaba el 1% de la población total de México, frente a un porcentaje de españoles criollos, nacidos en el virreinato de la Nueva España, que era de al menos el 10%.

¿Dónde está el exterminio?, si en años próximos a la independencia de México, la población indígena estaba próxima al 90%. Si quiere usted pedir disculpas, pídaselas a los mexicanos herederos de los criollos (no se las voy a pedir yo, por supuesto). La primera expedición de Hernán Cortés, el 18 de febrero de 1519, al Imperio azteca, estaba formada por 550 hombres. ¿Alguien con dos dedos de frente piensa que, con este "ejército" pudo Cortés solo conquistar el Imperio azteca, con una población de más de 7 millones de habitantes? Los aztecas tenían oprimidos al resto de la población, entre ellos los totonacas y tlascaltecas, y Cortés supo ganárselos para su causa. Las cifras varían muchísimo, entre 15.000 y 250.000, atendiendo a las fuentes que se elijan, pero todas convergen en la misma conclusión: la ingente cantidad de sacrificios humanos que perpetraban anualmente los sacerdotes aztecas antes de la llegada de los españoles al Nuevo Mundo. Se ha pretendido que los españoles terminaron con una altísima civilización.

Sin negar el valor de todas las civilizaciones, y, en especial la mexicana, sí podemos decir que los aztecas no conocían la rueda ni el arado. Los romanos reprimieron, a sangre y fuego, la resistencia de los iberos. Recordemos Numancia o el asesinato de Viriato. La resistencia de los cántabro-astures fue duramente reprimida, la región fue devastada y los castros destruidos e incendiados, deportándose masivamente a la población y trasladándola a las llanuras. Agripa llenó la cornisa cantábrica de cántabros crucificados. Pero hoy agradecemos la civilización que nos trajo Roma, leyes, calzadas, puentes, presas, etc.

Espero que algún día Méjico haga lo mismo con España, y en especial con Hernán Cortés, un mejicano más. De forma parecida podríamos contestar al presidente peruano Castillo, al papa Francisco y a otros, y lo que es peor a la campaña desencadenada por los norteamericanos contra España (por ejemplo, contra Fray Junípero Serra), para evitar campañas sobre su trato a los amerindios. El presidente Biden (¡qué desilusión!) hace una partidaria distinción entre Italia (¿Cristóbal Colón?) y España, y propone cambiar "el descubrimiento de América" por el "día de los pueblos indígenas". Muchas gracias Sr. Biden, y no se preocupe, que España va a seguir siendo un fiel aliado. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios