La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

El ejemplo de Juanma en Ronda

El ejemplo de  Juanma en Ronda

El ejemplo de Juanma en Ronda

Algunas claves de la corrida goyesca de Ronda pasaron inadvertidas para el gran público, atentos quizás a los trajes de las famosas en una cita taurina que hace años, muchísimos años, que trasciende de la actualidad taurina. Fue al coso maestrante el portavoz de Vox en el Parlamento, el combativo Iván Espinosa de los Monteros. Su presencia levantó ampollas entre los peperos que habían decidido ocupar el callejón por la vía del mangazo: los consejeros Elías Bendodo y Juan Bravo, y el lugarteniente Antonio Sanz, el discípulo más fiel de Javier Arenas. El presidente de la Junta decidió asistir a la corrida de relumbrón desde el tendido de Sombra. Ni primeras filas ni localidades de mangazo desde el callejón. Moreno se metió en la bulla y acertó. ¿Recuerdan ustedes a un presidente de la Junta en un acto semejante de renuncia de notoriedad en la cita social por antonomasia del calendario taurino andaluz? La auditoría del mangazo de callejón no incluye ya al presidente que, listo y cauto en Ronda, prefirió acudir a los toros con la mascarilla puesta desde el tendido. Dijeron algunos barandas que acudían a apoyar la fiesta. ¡Qué generosos todos ellos! ¿Por qué no lo hacen desde una grada en el festejo de cualquier plaza de pueblo de Andalucía? Sólo se les ocurre respaldar la fiesta en la goyesca. ¡Tequiyá! Esperando estoy con gran paciencia ver cuántos barandas de la Junta acuden al callejón de la Real Maestranza a presenciar el pedazo de abono que ha confeccionado con gran mérito el empresario Ramón Valencia. El único que merecería ocupar su puesto oficial es don Ricardo Sánchez, delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, que aguanta carros y carretas al defender a la provincia. Por cierto, el consejero del Gobierno andaluz que calificó a Iván Espinosa de los Monteros de "intruso" en la plaza de Ronda metió la pata hasta provocar vergüenza ajena, pues el interfecto acude a la goyesca desde niño y hoy lo hace como caballero maestrante de Ronda, como lo es, por ejemplo, don Rafael Atienza, marqués de Salvatierra. El barbado Iván será criticable por muchas cosas, pero no por pegar el mangazo en Ronda, como otros lo pegan en el callejón del pescuezo. Esperemos que los barandas de la Junta no abusen de las localidades de preferencia en el abono sevillano. Confiemos en que acudan a los tendidos con sus mascarillas, como hizo el mismísimo presidente de la Junta de Andalucía. ¡Bravo por Juanma! El otro Bravo, el simpatiquísimo consejero de Hacienda, estaba con Bendodo en el callejón de los mangazos. Picaron en el cebo de la peligrosa microvanidad. Las corridas de Sevilla están a la vuelta de la esquina. Estaremos más atentos que el recordado Canito con la cámara. ¿No les parece raro que el presidente de la Junta y su señora estén en los tendidos mientras dos consejeros del Gobierno en el callejón? Saquen ustedes mismos las conclusiones. Algo no cuadra. O sí, que diría Rajoy.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios