Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Ante la enésima gala en Nervión

La presencia de la Juve obligada a ganar le da al acontecimiento un carácter muy especial

Con bufandas o sin bufandas, lo de esta noche en Nervión es una gran fiesta del fútbol, la enésima que se celebra ahí desde hace un decenio. Decenio glorioso, y gozoso, para un sevillismo ahíto de satisfacciones en España y en Europa, que hay que ver cómo sentó el gol de Mercado sobre la última campana de Riazor. Pero es que hoy se vuelve al hábitat más pródigo en alegrones, a una cita europea que, además, cuenta con la presencia de un grande.

Un grande de los de toda la vida, no uno de aluvión, es quien holla esta noche la grama de Nervión. Ni más ni menos que la Juventus, esa vecchia signora que es la escuadra de toda Italia en general. Se da la circunstancia de que, mayormente desde la tragedia de Superga, el equipo con más turineses detrás es el Torino, mientras que la Juve está en el corazón de la mayoría de los transalpinos. Y esa Juve es la que se anuncia, y con la obligación de ganar para ser primero de grupo.

Pase lo que pase, el Sevilla se asegura el pasaporte para octavos de final, que es la meta deseada a corto plazo, sólo con el empate, pero ese resultado sólo le garantiza momentáneamente la segunda plaza. Siete puntos por encima de la Roma, la Juve lidera la Liga italiana con una autoridad aplastante, pero el Sevilla sabe a qué sabe ganarle en Dato. Aquel gol de Fernando Llorente a Buffon el pasado curso fue, además, el salvoconducto para los gozos primaverales de 2016.

Esta noche, la magnífica situación del Sevilla como líder de grupo hace que la cita se afronte con esa tranquilidad que proporciona el deber cumplido. Se presume que será una partida rica en intensidad, o sea como todas las del Sevilla, y también rica en contenido táctico, que en eso es la Juve experta como pocos. Intensidad frente a rigor da para un guiso alto en calorías y rico, sin duda, en atractivo. Es una fiesta del fútbol, una más de las muchas que registra Nervión.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios