SORTEOS Comprueba el resultado de la Bonoloto de este miércoles

La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

El gobierno municipal está como el Barça

Qué poquito se fía el nuevo alcalde de sus compañeros de gobierno que retiene para sí las competencias de Cultura

Muñoz con Gaya en su toma de posesión como alcalde

Muñoz con Gaya en su toma de posesión como alcalde / Antonio Pizarro (Sevilla)

Si el alcalde no delega las competencias de Cultura y se las queda para sí es porque no tiene todavía mentalidad de primera autoridad municipal o porque no se fía de nadie para ejercerlas. Nos tememos lo segundo. Tiene menos banquillo que el Barça en tiempos de Covid. Es lógico. Antonio Muñoz sale al ruedo con cuadrilla ajena. No hizo las listas, no intervino en ellas. Como se dice en el ambiente rural, le toca arar con los bueyes que se ha encontrado, no con los que ha comprado. Podemos creernos la teoría de que quiere transformar los barrios con la herramienta de la cultura. ¡Qué bonito! Esas cosas son como las entrevistas de los dominicales, cuando le preguntan al tipo a qué se dedica por las mañanas recién levantado: “Antes que nada leo poesía”. La visita al aseo la dejamos para otra ocasión.

No olvidemos que los alcaldes tienen todas, absolutamente todas las competencias. Las delegan por decreto. Por eso llama la atención, cuando menos, que Muñoz se quede con las de Cultura. La cosa huele a lo que huele. ¿Y por qué no retiene las de turismo? ¿Acaso no es el turismo nuestra tabla de salvación? Le damos el argumentario para la rueda de prensa de rigor. Miren qué convincente quedaría: “He decidido seguir asumiendo de manera directa las competencias de una materia clave para la transformación de un sector fundamental para la ciudad en momentos de crisis, una crisis que tenemos que aprovechar para salir más fuertes, con un turismo más ecológico y sostenible”. ¡Hala! No se debe nada, alcalde. Y si lo adoba con una “puesta en valor” del sector de la hostelería lo deja ya niquelado. Fíjense si la cuadrilla es corta que se lleva a su gerente de Urbanismo al puesto de nueva creación de gerente de la Alcaldía. ¿Les queda alguna duda? Antonio Muñoz busca su propio espacio, lo que ahora se conoce como zona de confort, pero en versión Alcaldía de Sevilla. Está muy bien que Sonia Gaya, la sacrificada en el altar del nuevo PSOE andaluz, asuma el Real Alcázar. Un premio de consolación bien merecido por los servicios prestados a la causa.

La idea que tendrá Muñoz de sus compañeros del gobierno que no se fía de ni uno para llevar el área de cultura... y nos cuenta el camelo de la herramienta. ¿Pues saben qué les digo? Que hace bien. Cuando sea candidato, que lo será, podrá poner a alguien de su estricta confianza. De momento no hay más mimbres para el cesto. El aspirante a Tierno Galván hispalense, el alcalde de Ocnos que provoca la primera bulla del año con su toma de posesión, lo tiene claro. Y eso es de agradecer. Pero las herramientas es mejor dejarlas para la ferretería de la Puerta Carmona.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios