DONDE las dan las toman. El PP se hizo con la Alcaldía de Benidorm -en la persona de Eduardo Zaplana- en 1991 gracias al apoyo de un concejal tránsfuga del PSOE que cambió de bando. Los doce concejales socialistas en el Ayuntamiento benidormense anunciaron ayer una moción de censura que le arrebatará la Alcaldía al popular Manuel Pérez merced al voto de un edil tránsfuga del PP. La historia se repite como farsa (doble, porque aquello del 91 ya lo fue).

También se repiten los argumentos pretextados por los censuradores para defender la inevitabilidad de su iniciativa: parálisis del equipo municipal del PP, desgobierno de la ciudad, clamor ciudadano... No hay moción de censura con tránsfuga que no se postule en bien del interés general ni se exima a sí misma del tufillo de la pura ambición de poder. La moción de Benidorm se justifica también por la necesidad de "una regeneración ética, inmediata y urgente". La degeneración disfrazada de regeneración, no hay quien dé más.

Lo que hace notable este caso es, aparte de la importancia de Benidorm (más de 300.000 habitantes en verano, más de 100 millones de euros de presupuesto), la personalidad de una de las ediles socialistas comprometidas. Se trata de Maite Iraola, que ha sido secretaria general del PSOE de Benidorm durante siete años, entre 2000 y 2007, cargo orgánico en el que sucedió a su marido, José María Pajín. Ambos son los padres de la secretaria federal de Organización socialista, y ninfa de Zapatero, Leire Pajín. Y ahí es donde está el quid de la noticia: Leire Pajín ha tenido que lidiar con su madre y los once compañeros de aventura. El 29 de agosto les ordenó parar la moción so pena de expulsión del partido en aplicación del Pacto Antitransfuguismo. Ayer anunció que sancionaría de inmediato a su mamá y a los otros.

Pero no habrá lugar. Los doce han dicho que se darán de baja en el PSOE y cuando se apoderen del Ayuntamiento, previo pago político al tránsfuga por su traición, lo harán como independientes. Les diré lo que probablemente pasará: si el nuevo equipo se consolida en la gestión municipal de aquí al término del mandato (junio de 2011), la dirección federal del PSOE amnistiará su pecado de ahora y los presentará de nuevo como candidatos. De este modo la paz política volverá al hogar de los Pajín y los socialistas habrán cumplido la letra del Pacto Antitransfuguismo, cuyo espíritu es vulnerado por unos y otros cada vez que les conviene.

¿Malpensado? Por supuesto. ¿Qué otra cosa puede ser quien se dedique a comentar la política patria? En realidad el perdón futuro de los concejales del PSOE de Benidorm ya se otorgó aquí cerca, en Gibraleón, al alcalde Juan Serrato, tránsfuga redimido por el paso del tiempo, que, dicen, es el olvido.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios