Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La colmena

Magdalena Trillo

mtrillo@grupojoly.com

¿Por qué no se hacen test?

El virus no avanza en todos los países por igual: en Alemania hay 23 muertos, en España, más de 500

También los periodistas estamos en la primera línea de contención del coronavirus. Y cuando pase la crisis se nos medirá por el rigor y la responsabilidad con que hayamos informado, por lo útiles que hayamos sido y por cómo hayamos fiscalizado la actuación de las instituciones públicas. De eso se ha tratado siempre: de vigilar y de cuestionar; de denunciar y de aportar. Y por eso siguen abiertos los quioscos y por eso (también) desde la prensa nos estamos jugando nuestra credibilidad.

¿No todos? Por supuesto. Pero sólo repasando los periódicos de estos primeros días de estado de alarma creo que podemos acreditar que los medios de toda la vida estamos haciendo un esfuerzo ingente para estar a la altura. Un estar a la altura que también implica mojarse y comprometerse. Y hacer preguntas (también críticas). Sin oportunismos pero sin escondernos tampoco bajo un falso patriotismo que nada tiene que ver con el acierto o los errores que se puedan cometer.

El mapa mundial del coronavirus es estremecedor. Por la propagación descontrolada que se ha producido desde que saltó en China en diciembre, por la velocidad de contagios y por la constatación de que tardaremos meses en contar con una vacuna. Podríamos pensar que es una amenaza global que avanza en todo el planeta por igual; pero no es así. El número de muertos es el indicador que está discriminando el impacto real de la crisis sanitaria y el golpe a la economía lo ratificará en días. Los resortes de los países no son los mismos y las medidas tampoco.

En España hemos pasado de tomarnos a broma la pandemia a cerrar pueblos y ciudades con un férreo confinamiento. Bien. Seamos cómplices de las autoridades y asumamos a rajatabla las medidas por muy difíciles que sean de cumplir. Bien. Sabremos en dos semanas si la disciplina militar tiene resultados.

A nivel profesional, a nivel ciudadano, hay, sin embargo, una preocupación que no deja de crecer: por qué no se están haciendo las pruebas del coronavirus a todos los casos sospechosos. Por qué estamos descuidando una base social tan amplia de contagios. Por leves que sean.

A estas horas, en Alemania hay 8.604 positivos y 23 muertos; en España la cifra de afectados es similar (11.309), pero los fallecidos se disparan a 509. ¿Alguien, a ser posible un experto mejor que un político, podría interpretar estos datos? Porque acabo de contar hasta seis personas en mi entorno que tienen síntomas, han pedido el test y no se lo hacen.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios