La ciudad y los días

carlos colón

El helicóptero y las 'setas'

EL compañero José Joaquín León ha desvelado otro curioso caso del doctor Despeñaperros, esta vez en clave local. Les recuerdo que este doctor es el más afamado oculista de España, capaz de curar miopías, astigmatismos, cataratas y hasta cegueras solo con ir de Sevilla a Madrid. Ya les conté el caso del programa Entre todos, denunciado por los socialistas en Madrid cuando lo emite la TVE del PP tras haber sido programado con idéntico formato, misma productora y misma presentadora, en el Canal Sur del PSOE. El Dr. Despeñaperros les abrió los ojos. 

Su ciencia es tan prodigiosa que ni tan siquiera es necesario salir de Sevilla para que ojos antes ciegos adquieran una visión de lince. Basta con ir de la sede popular de la calle San Fernando a la sede socialista de la calle San Vicente. En tan corto trayecto se sanan los ojos y gracias a ello se afinan las sensibilidades sobre la recta utilización de los dineros públicos. Este milagro hace posible que el mismo PSOE que perpetró el millonario disparate de las setas de la Encarnación denuncie ahora el despilfarro que supone colocar un helicóptero en una rotonda de Los Bermejales. Las setas costaron 102 millones de euros y la instalación helicóptero, 181.389. Los socialistas que no vieron en su ojo la viga de las setas son capaces ahora de ver la paja del helicóptero en el ojo del PP. 

Lo del helicóptero -iniciativa que finalmente se ha supeditado a que se encuentre un patrocinador- puede ser discutible, y hasta considerarse una tontería que no merece la inversión de un euro público en tiempos de crisis. Pero que lo denuncien los señores de los 102 millones de las inútiles y ornamentales setas es un ejercicio de cinismo propio de estas milagrosas recuperaciones de la visión que se producen cuando se cruza Despeñaperros, se va de San Vicente a San Fernando o se pasa del gobierno a la oposición.

En esta España de castas que ha convertido el requisito de la limpieza de sangre en el de la limpieza de ideas, basta declararse progresista o de izquierdas para quedar absuelto. Se haga lo que se haga. Se gaste lo que se gaste. La derecha es tan democráticamente nueva, y por lo tanto sospechosa de fachear, como los conversos eran cristianos nuevos sospechosos de judaizar. Por eso los 102 millones del mamarracho de las setas están muy bien gastados y los 181.389 euros del helicóptero son denunciados como un despilfarro.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios