La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Al limbo la guinda de la temporada

último domingo de septiembre y una sensación de triste destino nos abruma. Una sensación por lo que dejamos de vivir, ya que en este día se nos anunciaba el cartel más atractivo de cuantos componían la temporada sevillana. Pero toca lo que toca y el primer templo de Tauro sigue cerrado en este bisiesto de pandemia y crujir de dientes. Cerrado con hermetismo el santuario maestrante, para esta tarde se anunciaba el cartel que más nos sedujo cuando antes de la pandemia desvelaba Ramón Valencia los carteles del año. Y tras un ramillete de combinaciones excepcionales, la guinda del curso, domingo 27 de septiembre, toros de Juan Pedro Domecq para Morante de La Puebla, Diego Urdiales y Pablo Aguado. Un cartel de consenso, del gusto del buen aficionado y que se fue al limbo como tantos y tantos acontecimientos en este astifino bisiesto que sufrimos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios