La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Una muerte anunciada y perpetrada

Era sábado, sonaban las chicharras y dormitaban los pájaros por la calor mientras este pobre país aún llamado España soportaba la más cruel cuenta atrás que se pueda imaginar. Un joven concejal del Partido Popular de un pueblo vasco estaba condenado a muerte por la jauría sangrienta de la ETA, aquel aparato criminal que sembró de muerte la piel de toro y que todavía no ha pedido perdón por sus crímenes. No recuerdo nada parecido a la siniestra cuenta atrás que acabaría a las cinco de la tarde en los Altos de Lasarte. Qué dolor la de una muerte anunciada, cómo avanzaba a lo inevitable el reloj aquel dramático sábado de hace veintitrés julios. Creen los malos que el tiempo lo borra todo, pero a los normales de verdad no se nos va a olvidar jamás que en tiempos de auténtica democracia, unos criminales que hoy mandan anunciaron y perpetraron un nuevo crimen.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios