La ventana

Luis Carlos Peris

Un muro que cayó y otro que se alza

ERA jueves por todo el día aquel 9 de noviembre de hace veinticinco años, la ETA hozaba en su propia porquería y raro era el día que no ponía una bomba lapa en los bajos de algún coche. Era jueves y tras veintiocho años de ignominia, el muro de Berlín empezaba a desmoronarse; bueno, de hecho el desmoronamiento había empezado con su construcción, pues el mundo libre jamás había aceptado aquella afrenta. Por ahí asomaba ya la globalización, esa aldea global que tendía a la eliminación de las fronteras. De eso se cumplía ayer el cuarto de siglo y susodicha efeméride fue a coincidir con la apoteosis aldeanista de Cataluña. Con la farsa de unas elecciones sin censo ni la más mínima rigurosidad se dio el primer paso hacia la secesión, hacia ese paso atrás que es la intención de levantar un muro justo un cuarto de siglo después de abatirse el muro por antonomasia.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios