La ventana

Luis Carlos Peris

El nefando sobre vuelve a escena

CUANDO los periódicos olían a tinta y en las redacciones se hacía la paz no más se entregaba el último original, ahí afloraba la tertulia en la que los más jóvenes nos empapábamos de lo que contaban los mayores. Un ejemplo de tertuliano excepcional era Celestino Fernández Ortiz, que tanto en el diario Sevilla como luego en Sur/Oeste nos regalaba deliciosas vivencias narradas con su gracejo cazurro del Aljarafe. Por ejemplo, cuando contaba lo de los sobrecogedores, aquellos críticos taurinos que espantaban el hambre con la dádiva del torero. Y decía Celestino de un cronista de gran prestigio: "Fulano trincaba el sobre con tanta dignidad que hasta parecía que el que lo daba era él". ¿Y a qué viene esto? Pues a que cuarenta años después también vemos cómo se revisten algunos de dignidad para parecer que no son ellos los que reciben el nefando sobre.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios