Punto de vista

josé Ramón / del Río

Una noche gloriosa

EL pasado lunes fue festivo, porque el día de Reyes cayó en domingo. Se desperdició una buena ocasión para dar una muestra de laboriosidad a Europa, trabajando ese día, en lugar de holgar. También lo hubieran agradecido muchos padres y madres de familia, que tenían a sus retoños de vacaciones más de dos semanas y no veían la hora en que volvieran a su rutina. Pero este día tuvo un brillante colofón, que habrá reconfortado el ánimo de muchos españoles, entristecidos por la crisis.

Este colofón se llama fútbol, que es sin duda el deporte que cuenta con más aficionados, aunque no necesariamente con más practicantes, porque muchos de aquellos se limitan a "escuchar el transistor". Hasta hace pocos años esta afición mayoritaria traía más penas que alegrías, al contrario de lo que ocurría con otros deportes minoritarios, como el tenis, el ciclismo o el golf, donde se producían resonantes triunfos, lo que confirmaba nuestro individualismo y nuestra dificultad para actuar en equipo. Desde los campeonatos del Mundo en Brasil, en 1950, en los que llegamos a las semifinales, tuvimos que esperar más de medio siglo (con el paréntesis del campeonato de Europa, logrado frente a la URSS, con Franco viéndolo) para lograr a nivel de selección algún éxito. Pero luego se abrió la espita de los triunfos: dos campeonatos de Europa y uno del Mundo, conseguidos en pocos años, han hecho del fútbol español el número uno del universo, con unos niveles de perfección igual al de la selección de Brasil de sus mejores tiempos o de aquel mítico San Lorenzo de Almagro, que vino a España en los años 50, deslumbrando, y con cuyo recuerdo hice llorar a un taxista argentino, que entonces no había nacido, pero que me recitó la alineación completa.

Esta maravilla que es hoy nuestro fútbol, ha sido reconocida en la gala celebrada en Suiza la noche del lunes. Verán ustedes: el equipo ideal de 2012 lo componen 11 jugadores, todos juegan en nuestra liga y 6 han nacido en España. De los entrenadores, el mejor, el seleccionador nacional Vicente del Bosque, y como mejor jugador del mundo, por cuarta vez, Messi, que se ha criado en España. Como digo, una noche gloriosa. Nuestra asignatura pendiente es el fútbol femenino, premiándose a Brasil y EEUU. Pero, ¡ojo! que acaba de celebrarse la olimpiada de los colegios marianistas, en Cádiz, y en el equipo de fútbol de Valencia juega mi nieta Cristina y su equipo, que puede poner en peligro la hegemonía de aquellos países.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios