La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Una noche plagada de mentiras

Dicen que ya pasó la noche más corta del año, esa de San Juan tan mediterránea y que ha hecho metástasis en toda nuestra piel de toro. La Noche de San Juan con sus conjuros y con su cortedad horaria, pero no es así, que la noche más corta del año fue la que sirvió de pistoletazo de salida para el estío, para ese verano que estableció una tregua térmica que nos ha permitido dormir con la ventana cerrada y sin necesidad alguna de ese aire acondicionado que se convierte en arma de doble filo y que lo mismo sirve para protegernos de los rigores veraniegos que para ponernos en manos de jarabes, demás parientes y afectos. Pasó la noche de San Juan con sus hogueras, sus conjuros, sus fogueres levantinas y también sus fogueiras gallegas. Noche de San Juan y, con sus rescoldos, hoy amanece antes que nunca... con permiso de San Luis Gonzaga, que fue antes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios