el periscopio

León / Lasa

La obscenidad de 'La Roja'

Cada jugador de la selección española será premiado con 720.000 euros si ganan el Mundial, más de mil veces el salario mínimo mensual

DESDE tiempos ancestrales los habitantes de Iberia tenían fama de ser pueblos abnegados, resistentes a cualquier tipo de penuria. Así lo refleja Estrabón en sus escritos y los estudios de Sánchez Albornoz recogidos en su memorable España: un enigma histórico. Una climatología extrema, con veranos saharianos e inviernos propios de la tundra siberiana; una tierra -especialmente en la meseta central- en su mayor parte áspera y pobre; un régimen de lluvias escaso e irregular; una orografía salvaje, con cadenas montañosas que parten el territorio y dificultan las comunicaciones; todo ello, digo, ha conformado una dureza secular del carácter del español de a pie, capaz de aguantar cualquier cosa. Viene este introito a cuento de que algunos creemos que, efectivamente, éste es -o ha sido- un pueblo sacrificado y rocoso hasta límites extremos que ha aguantado de manera encomiable este tiempo de recortes y penurias. Pero que si algo le enerva -y así se refleja en las encuestas realizadas, en los estudios de opinión- es que determinados sectores -sí, la clase política, por ejemplo- no haya renunciado a uno solo de sus privilegios durante estos años de plomo y fuego. "Sacrificios para vosotros, privilegios e impunidad para nosotros" no es, desde luego, la mejor manera de apelar al sacrificio patrio. Pero hay otros ejemplos todavía más cercanos y flagrantes.

Según hemos podido leer estos días previos a la locura del Mundial, cada jugador español será premiado con 720.000 euros en el caso de ganar el campeonato, o más de mil veces el tan debatido salario mínimo mensual. Y, de seguir las pautas tradicionales en el fútbol, el mister del Bosque se embolsaría el doble. A algunos -que por motivos familiares casi siempre nos alineamos con el jugador profesional- esto nos parece un verdadero disparate, pero todavía más en los tiempos que corren. Y es el parecer mayoritario -según una encuesta realizada por el periódico El Mundo- del 90% de la población, harta de estar harta. Estamos de acuerdo en que ese dinero no sale de los Presupuestos Generales del Estado; y que, de ganar, la FIFA otorgaría a la Federación Española un premio de 27 millones de euros. El mismo que a la de Brasil o Alemania, con la peculiaridad de que estas últimas premiarían a sus jugadores con "apenas" 300.000 euros, la mitad que nosotros. Comprendo que el fútbol se ha profesionalizado hasta niveles casi delirantes; que los ideales como "patria", "colores", son cosa, digamos, del pasado (sólo hay que ver el tamaño en la camiseta del escudo nacional y el de la marca deportiva que patrocina a la selección); pero ¿no resultaría más estético, al menos, maquillar de alguna forma tal obscenidad? Sin duda.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios