La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El placer de dormir bajo las sábanas

Con la clausura y cierre de esa explosión de vida y de desmesura festiva que es la fiesta pamplonica cruzamos el ecuador de julio con la sensación de que a ver quién nos quita lo bailado. La cosa está en que el verano va cumpliendo etapas y apenas se está dejando notar por aquí abajo, lo que es muy de agradecer. Luego vendrá lo que tenga por venir, pero que a estas alturas hayamos dormido sin necesidad del aire acondicionado es un logro desconocido, insólito a más no poder. Y es que, pian pianito, nos hemos plantado en los mismísimos medios del temible julio, que mañana es la Virgen del Carmen y aquí pasamos las noches con la ventana cerrada y la sábana por encima. Hasta las ganas de ir a la playa andan apagadas y aunque algo habrá que hacer, más que nada para no perder la antigüedad, qué estupendamente llevamos lo que va de verano, qué maravilla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios