DEPORTES El papel de Sampaoli a Jordán, carne de meme en internet

La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

Unas primarias de mamarracho en Ciudadanos Andalucía

Dice el aforismo jurídico que las cosas son lo que son y no lo que las partes quieren que sean

Juan Marín

Juan Marín / M. G. (Sevilla)

Existe la agosticidad como ahora se demuestra que también está al alza la puenticidad. Es el arte de convocar las primarias en el seno de un partido que forma parte del gobierno que gestiona los intereses de más de ocho millones de españoles. Se trata de una formación política que controla las Consejerías de Justicia, Igualdad, Empleo, Regeneración Democrática (risas en off), Turismo, Economía y Universidades.

A pesar de la importancia de las competencias de estas consejerías y de la seriedad demostrada por algunos de sus titulares, el líder oficial del partido de Ciudadanos en Andalucía ha convocado un auténtico y vergonzoso mamarracho de primarias en Andalucía. El señor que difundió un vídeo sobre cómo hacer torrijas con manzanilla en pleno confinamiento, convoca ahora unas primarias a corto plazo en el único día laborable del puente festivo de mayor duración del calendario de España, lo cual provoca cuando menos sonrojo. El titular de la cartera denominada Regeneración Democrática (fijarze bien que diría Lopera) es el mismo que anuncia estas primarias tan acertadamente tituladas por el Grupo Joly como “primarias exprés”. Con todas las prisas del mundo, como si de una carrera de Tom y Jerry se tratara (¡Mardito roedor este Fran Carrillo si encima no está al corriente del pago de las cuotas!), cuando está en juego –se supone– el futuro de uno de los aliados que forman parte nada menos que del Gobierno andaluz.

Mejor reír que llorar si no fuera por la de gente que confió en este partido con buena fe. Resultaba sencillamente irrisorio escuchar ayer las explicaciones del líder (ay, qué risa con sólo referir el término) sobre la protección de la lista de datos de cara a este mamarracho de primarias. El uso que Ciudadanos hace de las emisoras públicas no es ya sectario, sino sencillamente patatero. Es incluso contraproducente, porque Marín salió ayer muy perjudicado por las preguntas sensatas, lógicas y oportunas que le hizo un profesional como la copa de un pino como Jesús Vigorra (Dios, qué buen vasallo si tuviese buen señor), orgullo y timbre de gloria de las mañanas de la radio pública andaluza.

Las primarias de Ciudadanos de Andalucía no merecen más calificativo que el de mamarrachada. Lo siento. La política de comunicación de este partido incluye y exhibe unas cuotas de uso y abuso de los medios públicos dignos de estudio. Se pueden emplear términos más amables, melifluos y templados, pero las cosas –como enseña el aforismo jurídico– son lo que son y no lo que las partes quieren que sean. Ay, Marín, no tome por tontos a los andaluces, que no lo son. Regenérese, señor vicepresidente. ¿O es el gran Elías el vicepresidente?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios