La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

A los sesenta años, Curro en Lisboa

Hasta el presidente de la República ha prometido su asistencia al festejo de esta noche en Campo Pequeño. Sesenta años después, Lisboa no olvida a Curro Romero por lo que fue capaz de hacer en aquel 4 de mayo de su debut en la Monumental lisboeta. Corría el año de 1958 y el camero era un novillero tan prometedor que había logrado sacar de sus casas a legiones de aficionados que habían oído hablar de su excelencia. Aquel día junto al delta del Tajo, Curro hizo enloquecer a la afición y él lo recuerda como si hubiese sido ayer. "Me hicieron dar cinco a o seis vueltas al ruedo y luego me llevaron en hombros hasta el hotel, que estaba a más de cinco kilómetros de la plaza". Hoy, Campo Pequeño le rinde pleitesía en los prolegómenos de una corrida que protagonizarán Morante y Manzanares mano a mano y un azulejo recordará un suceso de hace sesenta años.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios