EN la formación de la opinión pública es frecuente magnificar una realidad que se considera insuficiente para epatar, pese a ser cierta y relevante. Eso sucede con los beneficios que deparan para Sevilla tanto la Semana Santa como la Feria. Ahora le llaman en la jerga económica el impacto. Es evidente la mayor entrada de dinero foráneo en Sevilla en semanas como la actual. Pero distingan claramente en los datos que lanzan a los ciudadanos cuántos millones circulan gracias a los visitantes, que son los menos, y cuántos salen de los bolsillos de unos sevillanos para que entren en la caja de otros sevillanos, que son los más.

Bienvenido el circulante, propio y ajeno, suyo es el efecto multiplicador de un mismo billete: del cliente al vendedor, de éste al proveedor, al fabricante, al empleado, de todos hacia su consumo, y lo que se va quedando por el camino rumbo a la Agencia Tributaria. Pero cuando técnicos del Ayuntamiento y expertos de la Universidad cifran en 675 millones de euros el impacto de la Feria en la economía sevillana, y lo comparan con los 3,5 millones que el Ayuntamiento invierte en el montaje de la fiesta, ¿qué se pretende, hacer ver que es la inversión municipal más rentable, o venderle a los sevillanos que es el modelo económico que nos da de comer, si, por muy grandiosa que es la Feria, tenemos un 25% de paro?

Una de las grandes debilidades de la economía sevillana es su dependencia del consumo interno. Véase el sector de la moda flamenca, desolado por el tremendo bajón de las ventas. Y eso qué importa, si tenemos un impacto la mar de impactante por lo que nos gastamos en taxis, manzanilla, jamón, montañas rusas y tintorería. ¿También impactan en el PIB sevillano los millones de llamadas con telefonía móvil que hacemos en el ajetreo feriante, o se los apuntamos a los domicilios fiscales de las operadoras?

Acepto que no estudiemos el impacto de todo lo que no hacemos y no gastamos al cabo del año, si a cambio centramos el discurso sobre la capacidad recaudatoria de la ciudad en fiestas al objetivo de captar más turistas y que se gasten más dinero per cápita.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios