Puerta de los palos El Fiscal

Sin tapas y sin cadenas

CON las tapas en Semana Santa ha ocurrido como con las cadenas de aquellos penitentes de los años sesenta y setenta. Que ya no hay quien las vea para pena de los niños que buscaban a aquellos sufridos nazarenos. Ahora que hablamos de la Semana Santa desde el punto de vista del consumo, cabría preguntarse si la pérdida del principal valor de la oferta hostelera de la ciudad en días tan marcados no es otro síntoma de la decadencia galopante de la celebración, algo así como el cartel del servicio averiado, qué casualidad, de Domingo de Ramos a Domingo de Resurrección. A más decadencia, más salidas extraordinarias, más cofradías y más de todo. ¡Pues claro! Vengan raciones y déjese ud. de tapas que eso no da dinero y sólo atrae a clientes lentos. Y el que quiera tapas esos días que se vaya al Mr. Minute, que las ponen en menos de una hora. En sus zapatos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios