La ventana

Luis Carlos Peris

El toreo y la publicidad bien entendida

DESPUÉS del golpe bajísimo que le dieron a la Fiesta desde sus propias entrañas en la última corrida de San Miguel, después del jarro de agua fría a una afición modélica por comportamiento y masiva asistencia, desde dentro del toreo se ha tomado una medida magnífica. En unos tiempos en que el marketing prima por encima de casi todo y en los que no se escatiman medios para la publicidad, la idea de que los dos rejoneadores que van a competir el día 12 por un lugar de privilegio en el escalafón propalen el duelo creo que es beneficiosa. Lejanos los tiempos en que el buen paño se vendía aun sin salir del arca, ese spot publicitario que Diego Ventura y Leonardo Hernández han rodado en el lugar de autos, el amarillo albero maestrante, puede ser el principio de una positiva manera de enfocar el espectáculo taurino y, de camino, defenderlo de la mejor forma, con el contraataque de la publicidad.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios