Prácticamente a cualquier persona que sea capaz de leer esta carta no le es desconocido el nombre de ETA. Este nombre produce ciertas sensaciones, odio, rencor, etcétera. Todo proviene de los hechos ocurridos que ya todos conocemos: asesinatos, secuestros, extorsiones, pero bajo mi punto de vista el peor hecho fue infundir miedo en la sociedad.

El miedo es la peor pandemia, es el virus más contagioso. Dicho lo cual, lo que verdaderamente está matando esta sociedad no es el dichoso bichito, sino el miedo; el miedo a poder cogerlo, a poder contagiar a nuestros seres queridos o quizás el hecho de que el bichito pueda acabar con todos nosotros. Pero todo el mundo le tiene miedo.

Aun así, dicho miedo, impulsado por cierto Gobierno, está matando de hambre y angustia a los propietarios de bares, cines, quioscos, tiendas de ropa y cualquiera que tenga un pequeño negocio. Se dice que el miedo puede ser bueno, pero en la justa medida. No digo “fuera mascarillas”, ni “fuera precauciones”. Simplemente, que visualicemos el verdadero problema de la actualidad. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios