Francisco Suárez

Presidente de Apacde (Écija)

¿Para cuándo un verano tranquilo?

Llevo en esto, el mundo de la autoescuela, casi 20 años. Unos años como trabajador de una gran autoescuela y otros como empresario, obligado por la crisis económica que azotó el país entre la primera y segunda década del siglo XXI, que hizo que aquella gran empresa cerrara sus puertas. Ya ha llovido desde aquellos años en los que en agosto no se celebraban exámenes, se cerraban las puertas y nos íbamos todos de vacaciones, las cuales no eran retribuidas por esos acuerdos absurdos a los que accedíamos y que luego lamentábamos.

Pues desde entonces no recuerdo un verano tranquilo, aunque ahora mi idea de tranquilidad es otra bastante diferente. La de esos años era la de poder disfrutar unas merecidas vacaciones y ahora la tranquilidad es poder trabajar todo lo que mi negocio pueda generar pues, dadas estas fechas estivales, es cuando más alumnos vienen a matricularse. Pues bien, cuando no es por falta de horas extras, cuando no por falta de examinadores, cuando no por huelga de éstos, cuando no por la implantación del programa CAPA o cuando no por esta pandemia, no tengo un verano “tranquilo”.

Se está viendo en la escalada progresiva hacia la nueva normalidad que hay negocios que no abren sus puertas con un 50% del aprovechamiento de su terraza o de su local, porque de esa forma no era rentable. Pues eso es lo que tenemos nosotros verano tras verano: muchos alumnos y pocos exámenes, así que estamos sufriendo esta pandemia desde hace muchos años. Y la Administración lleva años sin dar solución al problema, aunque ve cómo en el verano, entre las vacaciones de sus funcionarios examinadores, la disminución del número de éstos, el aumento de demanda de exámenes, etcétera, el problema sigue.

Y el problema tiene solución, pues se puede aumentar el número de horas extras de los examinadores que voluntariamente quieran hacerlas; se puede aumentar el número de pruebas a realizar por un examinador en un día; se puede crear una bolsa de trabajo entre profesores de autoescuelas, guardias civiles, militares y a quien se vea capacitado para hacer esa función y dar trabajo en aquellas épocas en la que sube la demanda; se pueden hacer exámenes los sábados (pagándolos de forma extraordinaria); se puede dar vacaciones en otra época, se puede... muchas cosas, pero para eso hay que querer y molestar a quien está trabajando con un sueldo fijo sin ningún tipo de problemas, llámese director general de la DGT, subdirectora de Educación Vial, jefa provincial o funcionarios, todos ellos trabajando muy tranquilamente, cosa que nosotros no. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios