finanzas | los datos por municipio

El número de oficinas bancarias se reduce un 36% en poco más de un lustro

  • La falta de cobertura preocupa en la FAMP, que analizará alternativas con el sector

  • Más de 580 sedes han cerrado desde el año 2007

El número de oficinas bancarias se reduce un 36% en poco más de un lustro El número de oficinas bancarias se reduce un 36% en poco más de un lustro

El número de oficinas bancarias se reduce un 36% en poco más de un lustro

Comentarios 1

El número de oficinas que las entidades financieras tienen en Sevilla se ha reducido en los últimos años de forma importante, en más de un 36%. Según los últimos datos recogidos en el Boletín Oficial de la Provincia de 2016, en 2014 se contabilizaron de 1.028 sucursales de este tipo, cuando siete años antes la cifra llegaba a 1.609. Es decir, durante ese periodo han echando el cierre más de 580 sedes. Ese hecho está provocando cierta preocupación en los municipios, en los que este tipo de servicios privados -pagar o domiciliar un recibo, sacar dinero, entre otros- son considerados básicos, sobre todo para la población más mayor, con problemas para desplazarse o poco habituada al uso de las nuevas tecnologías.

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, tiene intención incluso de iniciar una ronda de contactos con entidades financieras para "testar" posibles alternativas, porque el asunto ha empezado a preocupar a los alcaldes, según indicaron fuentes cercanas al también presidente de la Diputación de Sevilla. Se está barajando incluso llevar mociones a los ayuntamientos y a las diputaciones, para encontrar "vías de solución" y que los "ciudadanos continúen recibiendo el servicio de su entidad financiera, independientemente de donde vivan", destacan.

Las sucursales se han reducido a la mitad en Alcalá de Guadaíra y un 42% en la capital

Según los datos recogidos en el Anuario Estadístico de la Provincia, esas 1.028 oficinas que hay en Sevilla, entre bancos, cajas de ahorros y cooperativas, se reparten en 102 municipios. En otras tres localidades -Castilleja de Guzmán, El Garrobo y El Madroño- no hay ninguna, una situación que no es nueva para la mayoría. En ellos sí operan agentes financieros, personas que no forman parte de la plantilla de ningún banco, pero sí tienen poderes de éste para hacer algunas operaciones, las más frecuentes con los clientes, aunque no todas las de un banco.

Es el caso de El Garrobo, que no llega a los 800 habitantes. El alcalde, Jorge Bayot, explica que en tanto que la población está acostumbrada a trabajar con el agente financiero -que en este caso está adscrito a la oficina de un banco en Santiponce- no se han apreciado cambios en ese sentido. En la localidad funcionan además dos cajeros automáticos, uno junto al propio Ayuntamiento, y otro junto a la oficina del agente. Es la fórmula alternativa junto a la de la banca telemática que, si nada lo evita, podría extenderse a otros municipios de la provincia. Porque en la actualidad hay 33 poblaciones que sólo tienen ya una o dos oficinas abiertas en todo el núcleo urbano y en 15 de ellas, además, el número se han reducido también en los últimos años.

Aunque la preocupación es mayor en esas zonas rurales, la tendencia es común con los grandes núcleos urbanos. En una proporción mayor incluso, han visto reducir su oferta municipios metropolitanos en los que la población ha seguido aumentando. Así, por ejemplo, en el año 2007 había en Alcalá de Guadaíra medio centenar de oficinas y en 2014 se quedó con 24, menos de la mitad. En Dos Hermanas, se ha pasado de 83 a 53, una reducción de algo más de un 36%, en la media provincial. En Utrera se ha pasado de 31 a 20; en Écija, de 28 a 17; y en Mairena del Aljarafe se ha pasado de tener 35 a 17.

En el caso de la ciudad de Sevilla, la reducción ha sido todavía mayor. En concreto, en el año 2014 se contabilizaron 470 oficinas de cajas, bancas y otras entidades de crédito, un 42% menos de las que había en 2007 y que eran 810, según un trabajo que la Diputación elabora con datos del Instituto de Estadística de Andalucía. Ello ha implicado que se ha pasado de tener más de una oficina (1,16 de media) por cada mil habitantes, a 0,67. En Dos Hermanas esa proporción es todavía menor (0,41 oficinas por cada mil vecinos ahora, frente a las 0,71 de hace siete años). En Alcalá de Guadaíra, se ha pasado de 0,76 a 0,32 oficinas de media por cada mil vecinos. La reducción también se ha producido en dos de los municipios con mayor renta per cápita de Andalucía: Tomares (se ha pasado de 14 a 11 oficinas) y Espartinas (de 5 a 3).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios