Reportaje

Urrutia: "Queremos dar la campanada"

Urrutia posa en la grada del campo de a Mutilvera. Urrutia posa en la grada del campo de a Mutilvera.

Urrutia posa en la grada del campo de a Mutilvera. / Villar López / Efe

La Unión Deportiva Mutilvera recibe al Betis en la Copa del Rey y el jugador del conjunto navarro Javier Urrutia Carricaburu (28-10-1993) encara su encuentro más importante tras rechazar una interesante oferta en el verano de 2019 para recalar en la Primera División de Croacia.

"Tenemos muchísima ilusión y ganas de que ruede ya el balón para intentar dar la campanada", comenta Urrutia a Efe con entusiasmo sobre el duelo copero, nada más descolgar el teléfono desde la base de ambulancias Baztán-Bidasoa de Leitza en la que es conductor desde hace 8 años.

Sobre el club verdiblanco, el baztanés destaca el largo historial que atesora el Betis y las grandes figuras con las que cuenta su plantilla: "tiene jugadores de gran calidad y talla mundial como Fekir, Joaquín, Borja Iglesias o Carvalho".

"Pasar es muy difícil, pero lo vamos a intentar. A ganas no nos van a vencer. Si aprovechamos las jugadas a balón parado, igual damos una sorpresa; ojalá", anota el número 16 de la Mutilvera, que vivirá una tarde "especial" en su primera campaña con el equipo del Valle de Aranguren.

Osasunista acérrimo, recuerda el año en que una de las vallas de El Sadar se vino abajo durante un Osasuna-Betis en 2014: "Con el gol de Oriol Riera la valla cedió y varias personas cayeron unas encima de otras. Algunos jugadores verdiblancos mostraron un comportamiento ejemplar. Recuerdo a Alfred Ndiaye rescatando a un chaval del tumulto".

Urrutia cuenta cómo su grupo de amigos, los Zirauak y vecinos de Elizondo (Navarra), lugar donde reside, llevan días animándole de cara al partido: "Es una experiencia que poca gente puede vivir y todo el mundo me dice que aproveche. Seguro que me apoyan desde la televisión".

"Muchas personas me han pedido entradas, pero debido al límite de aforo no podrán estar en el campo. Nada me haría más ilusión", afirma con cierta resignación un jugador que abandonó su pueblo con 16 años para jugar dos temporadas en el Oberena de Pamplona. Desde entonces y hasta este mismo verano, el corpulento atacante no regresó a la capital por jugar en el equipo de su pueblo, el Club Deportivo Baztán.

"En el Baztán he sido muy feliz. Me he sentido querido, pero tomé la decisión de emprender el reto de enrolarme en un equipo de una división superior. Todo está yendo fenomenal", agrega.

El pasado mes de junio, Urru perdió a su tío, de mismo nombre y apellido, y apodado Bolica, a causa de un infarto repentino, por lo que tiene claro a quién dedicaría un posible gol: "Habría estado en la grada junto a mi padre, seguro; se lo dedicaría a él".

En la temporada 2018/2019, Urrutia finalizó el curso con 28 goles en la Tercera División Navarra con el Baztán, y ese verano recibió una llamada que pudo cambiar su futuro. "Estaba con mis amigos en nuestra sociedad, y recibí la llamada de un número extraño. La persona en cuestión me dijo que un club recién ascendido a la Primera División croata quería ficharme. Al principio no me lo creí, fue una sorpresa", cuenta.

"Me comentó que necesitaban un delantero fuerte y corpulento con gol, y que les daba igual la categoría", explica resumiendo las conversaciones mantenidas. Finalmente, y pese a recibir una oferta económica 13 veces superior a la de la Mutilvera, Urrutia dijo no: "El dinero no lo es todo. Tenía que dejar a la familia, a mis amigos y Elizondo. No me arrepiento, pero admito que fue una oportunidad extraordinaria. Croacia es subcampeona del Mundo y habrá bastante nivel".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios