Osasuna-Betis La exigencia pasa por ganar

Feddal y Fekir, a la llegada al aeropuerto. Feddal y Fekir, a la llegada al aeropuerto.

Feddal y Fekir, a la llegada al aeropuerto. / Juan Carlos Muñoz

Sólo se disputa la quinta jornada del campeonato, pero como el Betis sólo ha obtenido una victoria en las primeras cuatro, los verdiblancos visitan a Osasuna con esa necesidad de sumar de tres en tres que le permita reconducir su pobre inicio liguero. Nadie ha encendido las alarmas y el propio Rubi se muestra confiado en una pronta mejoría de su equipo, pero todo lo que no sea ganar hoy en El Sadar dejaría al Betis demasiado alejado de esa zona europea que se ha marcado como objetivo.

No lo tendrá sencillo, pese a todo, el cuadro heliopolitano, aunque el rival comparezca como un recién ascendido y con las limitaciones presupuestarias que eso conlleva. Osasuna ha convertido su estadio en un fortín y acumula 27 partidos de Liga sin conocer la derrota –la pasada temporada en Segunda la finalizó invicto–, lo que señala ese espíritu combativo de los de Jagoba Arrasate al calor de los suyos. Dos igualadas ha cosechado el conjunto rojillo como local en esta Liga, ante el Eibar (0-0) y ante el Barcelona (2-2), por lo que también buscará estrenarse como ganador en su estadio.

Alineaciones probables Alineaciones probables

Alineaciones probables / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

El Betis que comparezca hoy en El Sadar se parecerá poco, al menos en cuanto a los nombres de la alineación, al que empató el pasado domingo ante el Getafe. Entre los cambios obligados, por las sanciones de William Carvalho y Loren y las lesiones de Sidnei y Kaptoum, y la acumulación de encuentros de este tramo del calendario, Rubi prepara un once con novedades. Así, en la zaga Emerson regresará al lateral diestro, mientras que Bartra opta a suplir a Sidnei, al mismo tiempo que Álex Moreno tendría sus primeros minutos como titular; en la medular, Javi García y Guardado acompañarían a Canales en esa zona que tantos quebraderos de cabeza le viene dando al entrenador catalán; y en la delantera, además de los fijos Fekir y Borja Iglesias, Rubi daría entrada a Juanmi, casi inédito en el arranque de la Liga, para darle descanso a Joaquín.

Con esos cambios en el once, el técnico pretende solucionar los problemas que viene sufriendo el equipo en su eje central, un aspecto en el que ha incidido en las últimas semanas. Para empezar, el Betis debe evitar las pérdidas en zonas peligrosas que sucedieron ante el Getafe, ante un Osasuna que, previsiblemente, presionará la salida de la pelota verdiblanca; pero, además, los heliopolitanos deben continuar mejorando su juego sin balón para evitar las transiciones del rival, ese aspecto que lo castigó en las primeras jornadas.

Con esas ideas del juego apuntadas en la libreta de Rubi, también servirá el encuentro de esta noche para medir el carácter del Betis como visitante. Hasta el momento, los verdiblancos sólo han disputado un partido lejos del Villamarín, la dura derrota ante el Barcelona, por lo que hoy se exige una imagen distinta para optar a esos puntos que devuelvan la tranquilidad al cuerpo técnico. No debe servir ese partido del Camp Nou como vara de medir del equipo, o eso al menos pretende Rubi, que no quedó satisfecho con el comportamiento de los suyos en ese escenario de alto nivel.

Pretende el entrenador que su equipo mantenga su filosofía de juego cuando actúa como visitante y eso pasa por dominar el balón, pero también por cerrar los espacios cuando sea el rival el que, como es lógico, intente hacer valer su factor local.

Precisamente, ese previsible paso adelante de Osasuna debe ser aprovechado por Borja Iglesias para lucir su potencia a la espalda de la zaga local. Tras ese percance de la primera jornada que frenó su entrada en el equipo, el delantero gallego ya debe empezar a mostrar esas cualidades que han llevado al Betis a apostar fuerte por su contratación para que se convierta en la referencia goleadora del equipo.

Acompañado de Fekir, el eje del juego ofensivo y cuya inventiva es otro factor de desequilibrio, y, presumiblemente, de Juanmi, el Panda tiene ganas de estrenarse como goleador en verdiblanco para dejar en anécdota la ausencia por sanción del hasta ahora Pichichi Loren.

Dani Martín, Lainez, Álex Moreno, Ismael y Raúl, antes de salir hacia Pamplona. Dani Martín, Lainez, Álex Moreno, Ismael y Raúl, antes de salir hacia Pamplona.

Dani Martín, Lainez, Álex Moreno, Ismael y Raúl, antes de salir hacia Pamplona. / Juan Carlos Muñoz

El último precedente bético en tierras navarras invita al optimismo. Los verdiblancos, entonces dirigidos por Gustavo Poyet, se impusieron por 1-2 a Osasuna, en un encuentro en el que anotó Joaquín y que fue dirigido por Carlos del Cerro Grande, el mismo árbitro que hoy actuará como principal en El Sadar.

Casi tres años ha pasado ya de aquella cita y mucho han cambiado las cosas en ambos bandos, pero aquel recuerdo debe servir para que los heliopolitanos salten hoy con optimismo y dispuestos a una batalla de pierna dura típicamente norteña, aunque la climatología sea esta vez más benigna que entonces.

Con sólo cuatro puntos de 12 posibles, el Betis necesita sumar de tres en tres en las próximas citas, con El Sadar como primera estación, para iniciar una escalada hacia esa zona noble que quiere convertir en su hábitat natural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios