CF Talavera - Betis | Copa del Rey

Diego Lainez evita el sonrojo (2-4)

  • Un gol del mexicano otorga el pase al Betis cuando todo apuntaba a los lanzamientos de penaltis 

  • Paupérrimo segundo tiempo, en el que los verdiblancos concedieron numerosas ocasiones

Los jugadores béticos celebran el gol de Joaquín.

Los jugadores béticos celebran el gol de Joaquín. / EFE

El Betis seguirá en la Copa del Rey, tras un partido que reunió todas las emociones de esta competición en los más de 120 minutos que se disputaron en El Prado. Sí, los verdiblancos necesitaron del tiempo extra para eliminar al combativo Talavera, después de un bochornoso segundo tiempo en el que no supo manejar la ventaja obtenida con el penalti transformado por Joaquín. Entre Hernández Hernández, señalado en los dos tantos locales, y los errores propios, el Betis se condenó a sufrir hasta el minuto 116, cuando Diego Lainez conectó un tremendo disparo cruzado que hizo respirar aliviado al banquillo verdiblanco.

El golazo del mexicano evitó las subidas de tensiones de los penaltis. Y también el escarnio de una posible eliminación ante un equipo de Primera RFEF que jamás renunció a su sueño y que incluso dispuso de ocasiones suficientes para haberle complicado aún más las cosas a los de Pellegrini.

De nada sirvieron las advertencias previas del entrenador chileno, quien ya vivió en el pasado días para olvidar en la competición copera. Tras un primer tiempo de menos a más, en el que Borja Iglesias igualó con un golazo el tanto inicial de Góngora, tras un discutible penalti de Joel Robles sobre Añón –sin VAR que pudiera rectificar la decisión del colegiado–, el Betis le fue dando vida al Talavera, que fue creciéndose pese a las numerosas oportunidad que erraron ante el meta bético.

Fotos del Talavera-Betis de Copa del Rey Fotos del Talavera-Betis de Copa del Rey

Fotos del Talavera-Betis de Copa del Rey / EFE

El Betis había dejado escapar su dominio del primer acto, con Rodri, Joaquín y Borja Iglesias muy activos, sobre todo tras la igualada anotada por el Panda, y el partido se le fue complicando. Ni siquiera los cambios de Pellegrini, que fue dando entrada a titulares como Canales, Juanmi, Álex Moreno o Willian José, hicieron reaccionar al equipo hasta la postrera aparición de Lainez, que sí salió enchufado desde el banquillo.

E incluso pudo ser peor para el Betis si el Talavera hubiera mostrado un mínimo de eficacia. Rodrigo, en dos ocasiones, y Borja Díaz, con otro par de oportunidades, pudieron poner por delante a los talaveranos antes de que los heliopolitanos marcase en su primer acercamiento al área rival. Una conducción muy decidida de William Carvalho acabó en un derribo de Juanma sobre el portugués para que Joaquín le diera la vuelta al marcador.

Todo hacía indicar que el Betis ya sí manejaría ese 1-2, pero nada más lejos de la realidad. Juanma, con un testarazo en un córner que se fue al poste, ya rozó la igualada para un Talavera que no bajaba el pistón.

El premio llegaría para los locales casi en el último suspiro. Ante la pasividad de la defensa bética, Ceberio enganchó un fuerte disparo desde la frontal que Joel Robles despejó al centro y allí apareció Perales, ligeramente adelantado en su posición de partida –con VAR de nuevo la acción podría haber sido juzgada de otra forma–, para rematar a placer e igualar de nuevo la contienda.

William Carvalho disputa el balón con Vicente. William Carvalho disputa el balón con Vicente.

William Carvalho disputa el balón con Vicente. / EFE

En la prórroga no cambió el panorama, aunque el Betis sí metió una marcha más en su fútbol y empezó a llegar de nuevo a la portería de Miño. Willian José, con un disparo que se marchó alto, o Pezzella, con un remate de cabeza al larguero, pudieron desnivelar el partido.

También el Talavera, con menos energías pero sin renunciar nunca al ataque, gozó de alguna ocasión, sobre todo en un disparo de Borja Díaz, que se había plantado ante Joel Robles, que el meta bético consiguió desviar a saque de esquina.

Cuando ya todo apuntaba a los penaltis apareció Diego Lainez. El mexicano, tras un pase de Canales en el interior del área, enganchó una rosca con la zurda, que hizo inútil la estirada de Miño.

Ya con todo a favor, el Betis incluso aumentaría su ventaja en una gran acción de Borja Iglesias, con sendos regates sobre la línea de fondo, y un pase que llegó a Canales tras tocar en Miño para que el cántabro sólo tuviera que empujarla a la red.

Ahí sí ya respiró hondo y aliviado el banquillo bético, que celebró la victoria como se hace con los logros difíciles. El Betis estará este viernes en el bombo de los dieciseisavos de final, pero con un aviso importante para futuras eliminatorias, con este formato copero que no permite distracciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios