Betis

La victoria como calmante

  • La resaca del triunfo en Montilivi dota de tranquilidad al Betis para la cita frente al Leganés

  • Los de Setién volvieron a dejar su portería a cero a domicilio y apareció el gol en la delantera

Los futbolistas del Betis celebran con la afición el gol de Loren en Montilivi.

Los futbolistas del Betis celebran con la afición el gol de Loren en Montilivi. / EFE

El Betis logró en Montilivi una victoria balsámica, uno de esos triunfos que deben dotar de tranquilidad a un conjunto heliopolitano que en la alegría de la resaca de Gerona mira ya al importante encuentro de mañana ante el Leganés. Un duelo en el que los verdiblancos deberán mostrar si lo conseguido el jueves sirve como verdadero punto de inflexión.

Y para ello, el Betis intentará seguir con su muro defensivo, como se vio otra vez a domicilio, pues los béticos volvieron a dejar la portería a cero como visitantes. La jerarquía de Bartra, el alto nivel en el que sigue Mandi, soberbio en esa acción final para desviar el tiro de Doumbia, y el gran rendimiento que volvió a mostrar Sidnei, además de un formidable Pau López, permitió al Betis venirse con la victoria hacia Sevilla pese al sufrimiento en los minutos finales del partido. Y a esa fortaleza defensiva también ayudó la presión alta que realizaron los pupilos de Quique Setién, sobre todo en la primera parte, para no pasar apuros. "No es fácil mantener la portería a cero en tantas ocasiones y en campos tan difíciles. En este sentido también hemos mejorado mucho. La presión adelantada en casi toda la primera parte nos ha permitido recuperar balones en campo rival, incluso en la segunda parte también", comentó Setién al respecto en la rueda de prensa posterior al partido.

Sidnei cuajó una muy buena ante el Girona, agarrando con fuerza el puesto de titular

También se vio en Gerona un Betis que intercambió fases de juego más veloz y vertical que en otros encuentros de lo que va de Liga –como se pudo comprobar en la buena primera media hora de partido con Canales rompiendo líneas partiendo desde la derecha y metiéndose por dentro– con otras de un juego amanerado en las que el Girona, como otros rivales, cedió la pelota al equipo heliopolitano para intentar con orden no pasar apuros y aprovechar, sobre todo, la velocidad de Portu. Ya con 0-1, el cuadro de Eusebio sí dio un paso al frente, estuvo más fuerte en la presión, robó la pelota y generó más peligro en los últimos cinco minutos de partido que anteriormente. En ese momento, sólo Joaquín, junto a Bartra el otro futbolista de más jerarquía de la plantilla bética, fue el que mejor leyó el partido tirando hacia arriba en busca de un segundo tanto que no llegó por poco al estrellarse en el travesaño su sensacional zapatazo. También en el centro del campo, Guardado volvió a sentirse muy cómodo en las labores de pivote, leyendo bien la ruptura en el espacio para hacerle daño al rival, como se vio en la acción del gol bético, que empezó en un saque de Pau. Una actuación más gris tuvieron Inui, que no acaba de arrancar en el inicio de temporada, al igual que Boudebouz, que estuvo muy discreto.

En ataque, el tanto de Loren a centro de Francis también debe dotar de tranquilidad ambos futbolistas tras un inicio de Liga en la que los delanteros verdiblancos no acaban de ver portería y el nivel del canterano en el lateral derecho genera debate. "Esta victoria nos tranquilizará y también a algunos jugadores que estaban un tanto nerviosos. Este equipo es muy bueno, en general. Nos ha faltado lo que marca la diferencia, los goles, pero también hemos conseguido mantener la portería a cero. Queremos estar arriba, de uno en uno nos costara más, por eso la victoria de hoy nos dará tranquilidad, a nosotros, nuestra afición y así podemos mirar el futuro con más optimismo y tranquilidad", añadió Setién tras el choque en Gerona, donde el Betis cosechó una victoria como calmante para encarar de la mejor manera posible el partido frente al Leganés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios