Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Betis Las aristas de los cedidos

  • El Betis tiene a ocho jugadores a préstamo que finalizan sus contratos el 30 de junio en sus clubes

  • El club pretendía hacer caja con algún traspaso

Sanabria celebra un gol con el Genoa. Sanabria celebra un gol con el Genoa.

Sanabria celebra un gol con el Genoa. / SIMONE ARVEDA / efe

La crisis de la Covid-19 no sólo está suponiendo una alteración de los calendarios del fútbol o teniendo consecuencias económicas, sino que también afecta a los contratos que finalizan el 30 de junio. En el caso verdiblanco aparecen jugadores como Barragán, Pedraza o Aleñá que finalizan su vinculación pero también hay otros ocho casos de jugadores cedidos por el propio Betis –Sanabria, Camarasa, Aitor Ruibal, Ismael, Francis, Kaptoum, Narváez, Julio Gracia y Liberto– a los que habrá que buscar una solución.

La primera intención del club verdiblanco era la de hacer caja con los principales valores como Sanabria o Camarasa, pero el actual panorama dificulta obtener las cantidades que el Betis manejaba antes de la crisis, por lo que los escenarios son ahora distintos y también dependerán de lo que suceda de aquí en adelante. De todos ellos, apenas Aitor Ruibal, que ha ido ganándose un hueco con el Leganés, se ha revalorizado e incluso el club pepinero se planteaba ejercer la opción de compra que dispone por el atacante, cifrada en 2,5 millones de euros, aunque los heliopolitanos también se guardaron una posible recompra.

Tony Sanabria

El delantero paraguayo finaliza el 30 de junio sus 18 meses de cesión en el Genoa, a donde llegó en enero de 2019. Tras un comienzo prometedor en la Serie A, su aportación en la 2018-19 fue disminuyendo; en la actual campaña Sanabria tuvo un pie fuera del equipo genovés en el mercado invernal, aunque tras un cambio de entrenador volvió a ganarse un hueco en el once e incluso rompió su mala dinámica ante el gol.

El delantero ha anotado tres tantos en esta temporada en los 16 partidos que ha disputado del campeonato italiano, aunque el Genoa no está dispuesto a pagar los 18 millones de euros que refleja la opción de compra de la que dispone y que hubiera sido obligatoria si Sanabria hubiera anotado una cifra de goles.

Ante esta situación, el futuro de Sanabria pasaría por su regreso a Heliópolis, donde tiene contrato hasta 2022, después de que ampliase su vinculación antes de marcharse cedido al Genoa. Además, el club verdiblanco posee ahora el 100% de los derechos del delantero, después de que la Roma incluyese el 50% que poseía dentro de la operación de compra de Pau López.

Víctor Camarasa

El centrocampista tampoco ha cumplido hasta el momento con las expectativas en esta temporada. Su cesión al Crystal Palace del pasado verano se rompió en enero después de que apenas hubiese participado, lo que llevó de regreso a la Liga con el Alavés, el equipo en el que mejor rindió antes de llegar al Betis. Desde esa nueva cesión en invierno, el valenciano ha disputado siete encuentros de Liga, pero la suspensión lo ha frenado.

Camarasa junto al director deportivo del Alavés, Sergio Fernández. Camarasa junto al director deportivo del Alavés, Sergio Fernández.

Camarasa junto al director deportivo del Alavés, Sergio Fernández. / David Aguilar / Efe

En el Betis se pretendía hacer caja con un traspaso, después de que hace un año, en su mejor momento en la Premier con el Cardiff se rechazasen propuestas que se cifraban en torno a los 12 millones de euros. Su cotización ahora en el mercado es menor, y no sólo por la crisis sanitaria que está reduciendo los valores, sino por una temporada irregular, lo que hará complicado obtener una plusvalía de un jugador por el que el Betis pagó al Levante 8 millones de euros por el 80% de los derechos.

Kaptoum y Francis

Tras convertirse en jugadores principales para Quique Setién, el Betis premió a ambos jugadores con unas renovaciones en la que aumentaron sus emolumentos para colocarse en cifras de la primera plantilla. Tras no entrar en los planes de Rubi, el club acordó sus cesiones al Almería en el mercado invernal y éste deberá ejecutar las obligaciones de compra reflejadas en los contratos si se cumplen unas variables, entre ellas el ascenso a Primera.

El futuro de ambos está lejos de Heliópolis, después de que tampoco en Segunda hayan marcado diferencias desde sus llegadas al Almería y el Betis, al menos, pretende hacer caja este verano.

Ismael

Tras debutar esta campaña en el primer equipo, debido a las carencias de la planificación estival que dejó al equipo con pocos centrocampistas puros, el palaciego se marchó cedido al Alavés hasta junio de 2021, en una extraña operación que se realizó casi a la par de la de Camarasa.

En el conjunto vitoriano, al que llegó para el primer equipo pese a contar con dorsal del filial, no ha disputado partido alguno, por lo que su futuro después de este verano es una incógnita. Tiene contrato con el Betis hasta 2023, después de que renovase justo antes de marcharse a préstamo.

Juanjo Narváez

Cedido a la Unión Deportiva Las Palmas el pasado verano, el hispano-colombiano ha ofrecido un buen rendimiento en el conjunto canario. Ha disputado 20 encuentros y ha anotado cinco tantos, lo que lo deja con cartel en la categoría. Tiene contrato hasta 2021, por lo que este verano también habrá que tomar una decisión.

Julio Gracia y Liberto

El canterano, con contrato hasta 2021, está cedido en el Badajoz donde desempeña un rol secundario; el extremo castellonense sí cuenta con más minutos en el Sabadell, también en Segunda B, mientras que su vinculación con el Betis finaliza en 2022.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios