Real Betis

Canales: "Quiero crecer de la mano del Betis"

  • El líder de la plantilla, en el buen camino para recuperar su óptimo nivel, refuerza su compromiso y espera que el equipo responda de una vez a las expectativas

Sergio Canales, en el partido de Liga en Huesca, el pasado lunes. Sergio Canales, en el partido de Liga en Huesca, el pasado lunes.

Sergio Canales, en el partido de Liga en Huesca, el pasado lunes. / LaLiga

El pasado 17 de noviembre, en el estadio de La Cartuja, a todo el bético que veía en directo el histórico España-Alemania le dolió como si de su propio tendón se tratara la repentina lesión de Sergio Canales. No es para menos. El cántabro es el jugador que hace volar al Betis con su zurda mágica. De crack. Por eso, la noticia de que el centrocampista, mediapunta (o lo que se proponga de mediocampo hacia delante) acortaba plazos en su recuperación fue la mejor noticia posible para la afición. Volvió en Valencia ante el Levante y demostró allí, en el derbi y en Huesca que sigue irradiando una luz especial. Y pronto, plena. No obstante, reconoce que debe ir con cuidado: "Sí que los tres partidos que llevo desde la lesión intento medir cada esfuerzo, muy concentrado para darle la intensidad que requiere sin regalar esfuerzos, a mí me gusta ir a un lado y otro y correr... en Huesca con el frío y todo me encontré un pasito mejor, iré recuperando sensaciones poco a poco", ha comentado el dorsal 10 en el programa Libre y directo, de Radio Sevilla.

El líder del equipo reconoció que lo vio muy negro cuando se rompió en La Cartuja, pero luego le ganó el pulso al crono: "Un milagro no ha sido acelerar tanto la recuperación, cuando lo sufro, al día siguiente me hago una resonancia y me dicen que me debo operar. Esos días son complicados, confío en el doctor Cugat, que me ha operado de dos cruzados, quise su opinión y con el ecógrafo me volvieron a decir que había que operar, pero con las sensaciones y al hacer ejercicios me respondía bien el isquio, el equipo también ha trabajado muy bien, no hubo operación y conseguimos rebajar los plazos".

"Físicamente aún no tengo esa frescura, esa sensación para olvidarme de la lesión, pero las ganas de todo el mundo de mejorar y jugar en equipo ayudan", añadió.

Y superado el trauma, queda mirar hacia delante. Y responder de una vez a las expectativas que siempre levanta el Betis. ¿Por qué no responde? "Hemos hablado mucho en el vestuario, enero y febrero es lo que te va a marcar la temporada, hicimos un parón, lo hablamos, hicimos partidos muy buenos ante equipos importantes y había que encontrar la solución para ser más competitivos. Tiene que ser constante, cuando llevemos unos cuantos partidos y nos salga sin tener que pensarlo, lo tendremos aprendido".

¿Y acepta el reto público de ser aspirante a Europa? "Nuestra ilusión y ganas es conseguir Europa, estoy convencido de que si jugamos como equipo y nos centramos en jugar todos juntos, lo conseguiremos. Todos sabemos lo que conlleva jugar en el Betis, la pasión que te transmiten desde el primer día en este club, es alucinante, y sabes que como lo consigas meterlo arriba será increíble, pero las cosas no son de un día para otro. Hoy día los equipos están muy bien trabajados, cualquier partido no sabes el resultado, le pasa al mismo Real Madrid o al Atlético en Copa, todos son muy difíciles. No podemos pensar más allá del Sporting el domingo, así que hay que mantener la calma y no bajar los brazos, seguir trabajando. Con la ilusión de esta afición lo acabaremos consiguiendo".

El próximo 16 de febrero cumple 30 años y su contrato con el Betis expira en junio de 2023. Y no contempla otro futuro que no sea el verdiblanco: "La sensación que transmite todo el mundo es la de querer jugar, ganar, triunfar aquí, y yo no me planteo nada más allá. Quiero que el Betis esté arriba, en lo deportivo, que es lo que puedo controlar, es así, lo extradeportivo ya no lo controlo. Mi único objetivo es hacer grandes cosas con este club por la pasión que me han transmitido. Quiero crecer de la mano del Betis y voy a intentar alargar mi carrera todo lo que pueda, hasta los 50, pero no veo mi futuro más allá del Betis. Me veo bastantes años compitiendo aún, eso sí, me veo físicamente y mentalmente, en la lectura del juego, muy bien, y me queda mucho margen para seguir creciendo".

Y lo primero es la Copa, en El Molinón gijonés: "Veo al equipo preparado para el domingo, tenemos muchas ganas de Copa, estamos muy motivados y vamos a ir a por todas, hay que ser ambiciosos y tener ese objetivo en la mente. El Sporting es un club de Primera realmente y nos va a costar. Queremos llegar a la final e intentar ganarla, pero lo primero es eliminar al Sporting, que será muy difícil. En campos de segunda B hemos demostrado las ganas y la intensidad que tenemos".

Finalmente, recordó el controvertido lanzamiento del segundo penalti en el último derbi, que falló Fekir después de que el cántabro marcara el primero: "Estamos los dos para tirar penaltis. El primero lo cogí y estaba convencido, y el segundo, como el Betis fue al VAR y fui detrás a meterle presión, Nabil cogió el balón y estaba decidido, no pasa nada. El año pasado, con el Getafe en casa, no me encontraba con buenas sensaciones, fresco, y le dije a Joaquín que lo tirara. Habrá momento en que Nabil estará seguro, cogerá el balón, tirará y lo marcará".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios