Almería-Betis

Crónica | Era el colista y fue un empate (0-0), pero la expulsión de Bellerín le da valor al punto del Betis

  • Los béticos se quedaron con un futbolista menos en Almería en una decisión cuando menos discutible de Muñiz Ruiz y bastante hicieron con defenderse de forma adecuada

  • Una entrada de Édgar a Assane Diao, siendo el último hombre, pudo equilibrar el número de futbolistas sobre el campo

  • Así le hemos contado el Almería-Betis

  • Las fotos del Almería-Betis

Bellerín le entra a Embarba en la jugada que acabó con la expulsión del catalán.

Bellerín le entra a Embarba en la jugada que acabó con la expulsión del catalán. / Javier Alonso

Un punto ante el colista para el Real Betis Balompié. Eso puede indicar el duro dato objetivo, pero la realidad tiene mucho que ver con las circunstancias en las que se producen las cosas y el fútbol no es una excepción en ese sentido. Manuel Pellegrini no estará contento, porque es un feudo en el que han ganado muchos este curso, pero también valorará, y mucho, que los suyos estuvieron con un hombre menos sobre el campo desde que Bellerín viera la tarjeta roja en el minuto 27 en una circunstancia cuando menos discutible, cuestión que se pudo repetir también en la entrada de Édgar sobre Assane Diao en el minuto 50 siendo el último defensor. En esa situación, los béticos hicieron un enorme esfuerzo para volver a dejar su portería a cero.

Son las cosas que sucedieron en el Power Horse Stadium, el recinto de un Almería que hasta el momento sólo había sumado tres puntos a lo largo de las catorce jornadas que se habían contabilizado hasta el momento. Es evidente, pues, que el Betis estaba obligado a salir como triunfador de este desplazamiento para volver a ganar fuera de casa, algo que no consigue en la Liga desde que venciera en la primera jornada en Villarreal, pero el desarrollo de una cita balompédica siempre ofrece eximentes en sus explicaciones lógicas y en esta ocasión se produjo una de ellas de tremendo calado.

Bellerín perdió un balón en un control, se lo dio a Embarba y en su intento de recuperarlo se le fue el pie un poco arriba. En el fútbol amanerado actual, en el que los frames de las imágenes mandan sobre la vivencia en directo, que es la que vale para enjuiciar en el 99 por ciento de las ocasiones, el lateral bético le cargaba las pistolas tanto a Muñiz Ruiz como a su ayudante ante las pantallas de la sala VOR, Pizarro Gómez, que no se sabe, por cierto, cuál de los dos es peor. La decisión del juez de campo fue mostrar la cartulina roja de inmediato para sorpresa de todos, a tenor de lo que le decía a los béticos su ayudante televisivo le corroboraba esa medida desde la calefacción de Las Rozas…

Muñiz Ruiz muestra la cartulina roja entre el asombro de Isco y la protesta de Guido Rodríguez. Muñiz Ruiz muestra la cartulina roja entre el asombro de Isco y la protesta de Guido Rodríguez.

Muñiz Ruiz muestra la cartulina roja entre el asombro de Isco y la protesta de Guido Rodríguez. / Javier Alonso

El lateral catalán no podía creerse que esa entrada lo condujera a los vestuarios tan pronto, Leo Baptistao felicitaba a Embarba por el teatrillo añadido, lo cierto es que todo acababa con el Betis con un futbolista menos sobre el césped y con más de una hora por delante. De inmediato, Pellegrini reaccionaba con la entrada de Aitor Ruibal como nuevo lateral derecho en detrimento de Willian José para jugar sin un delantero fijo y con Isco en las posiciones más avanzadas con total libertad. Se podían producir infinidad de movimientos tácticos para tratar de paliar la inferioridad numérica, pero la realidad es terca e indicaba que hasta el final los béticos iban a estar en inferioridad numérica, lo que igualaba de forma considerable la ventaja que pudieran tener los visitantes en lo referente a la calidad de sus futbolistas.

El Betis, además, acababa de tener una oportunidad clarísima de Assane Diao en un pase de Marc Roca que lo dejó con opción de remate en su llegada al área pequeña. Fue un minuto antes (26’) y en un plis plas cambiaba diametralmente la situación. Porque, lógicamente, a partir de ese momento el mando iba a pasar a poder del Almería por mucho que los rojiblancos estén en un momento bajísimo en la actualidad.

Las mejores ocasiones serían locales, sobre todo en el epílogo del primer periodo cuando tanto Arribas, tras driblar incluso a Rui Silva (42’), como Leo Baptistao, en un disparo a bocajarro tras un pase de Akieme (43’), pudieron adelantar a los suyos. En la segunda de esas acciones Rui Silva estuvo sublime para tapar el remate del brasileño y permitir que los suyos se fueran al intermedio indemnes.

Pellegrini aprovecho ese periodo de intervalo para meter velocidad en el campo, algo que fue repitiendo en cada cambio que efectuaba, salvo cuando tuvo que sacar a Pezzella por unas molestias físicas para que debutara Sokratis en la recta final. El entrenador chileno apostó por Abde para tratar de cazar alguna contra y situó a Assane Diao como delantero centro para que Isco tuviera libertad y Aitor Ruibal se encargara de toda la banda derecha. No le salió de maravilla al técnico porque Assane Diao no se quedó con el balón en sendos uno contra uno con Édgar en carrera de manera consecutiva. En el primero de ellos (50’) todo, además, fue muy dudoso, pues el ex bético alza la pierna después de haber tocado inicialmente para impedir la carrera del joven Assane.

Previamente, le dio Abner el mayor susto de la tarde a Rui Silva al rematar contra su portería y estrellar la pelota en el larguero (49’) y después de las dos jugadas entre Édgar y Assane hubo una tercera que también pudo ser clave, pero el defensa se anticipó tras un centro de Abner (55’). Salvo una llegada de Abde en una buena acción de Isco (73’), ahí acabó toda la producción ofensiva de los béticos, pero, al menos, sí pudieron dejar otra vez su portería a cero pese a algunas intentonas con todo a favor de los anfitriones, como un cabezazo de Melero al larguero (62’) o una clarísima de Leo Baptistao (58’).

No se llegó a abrir el marcador y ¿eso es una buena noticia para el Betis teniendo en cuenta que visitaba a un colista tan descolgado? Antes de comenzar todo, seguro que no, pero tras la expulsión de Bellerín, pues puede ser un punto de valor al final del campeonato, por supuesto que sí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios