real betis

El mejor dilema de Setién

  • Las rachas goleadoras de Sergio León y Sanabria llevan la duda al técnico

  • El Betis, tercero en eficacia

Sergio León, entre Campbell y Sanabria, en un entrenamiento. Sergio León, entre Campbell y Sanabria, en un entrenamiento.

Sergio León, entre Campbell y Sanabria, en un entrenamiento. / juan carlos vázquez

A Quique Setién le ha surgido un dilema en el vestuario. Los excelentes números tanto de Sanabria como de Sergio León generan la duda al técnico sobre qué alineación colocar en cada encuentro. Juntos o por separado, ambos delanteros están exhibiendo su idilio con el gol en este inicio de temporada, con lo que el lunes ante el Espanyol Setién de nuevo tendrá un quebradero de cabeza con su decisión.

Sanabria está pasando por su mejor momento desde que llegó a Heliópolis en el verano de 2016. Tras un año complicado, tanto por su falta de gol como por las lesiones que le impidieron trabajar con continuidad, el paraguayo acumula cinco jornadas seguidas marcando, precisamente desde que se estrenase de titular en el Santiago Bernabéu.

Esa racha lo coloca a junto a algunos de los mejores goleadores de la historia bética que también fueron capaces de anotar con tanta continuidad, de ahí que ahora mismo sea complicado bajarlo del once inicial. Sanabria acumula 18 disparos en 491 minutos disputados en la Liga -cinco partidos de titular y tres de suplente-, en los que ha anotado seis tantos que lo convierten en el cuarto mejor artillero de la Liga, tras Messi (11), y Bakambu y Zaza (8).

Si Sanabria acumula goles en este primer cuarto de campeonato, otro tanto ocurre con Sergio León. El palmeño, al que no le afectaron algunas críticas que recibió durante la pretemporada, ha comenzado en plena forma e incluso se ha colado en el radar del seleccionador, Julen Lopetegui. Como su compañero, Sergio León acumula seis goles, aunque repartidos entre los cuatro anotados en la Liga y el doblete que sumó el pasado martes en el Ramón de Carranza.

El ex osasunista acumula 15 disparos en el torneo liguero para sus cuatro dianas, en los 490 minutos que ha disputado -cinco partidos de titular y dos de suplente-, a los que se añaden los 90 que disputó en la Copa del Rey, en la que anotó dos tantos en tres disparos a puerta.

Setién ha manejado dos posibilidades en este inicio de temporada y ambas han funcionado. De los diez encuentros oficiales disputados por el Betis, ambos delanteros han jugado dos juntos desde el inicio, ante el Levante y el Valencia en el Benito Villamarín, y con goles de los dos en el primero de los partidos, que acabó con goleada bética (4-0). En los otros ocho partidos, Setién sólo colocó a uno de los dos, Sergio León en las primeras cuatro jornadas y el duelo copero y Sanabria en el resto de encuentros. De ubicarlos de nuevo juntos ante el Espanyol, Setién lo haría por vez primera como visitante, de ahí la duda que aparece en torno a esta posibilidad.

Las recuperaciones de Tello, Campbell y Boudebouz, además del excelente rendimiento de Joaquín, han abierto el abanico de opciones de Setién para las bandas, precisamente el lugar en el que colocó a Sergio León cuando jugó junto a Sanabria. Estas alternativas que maneja el entrenador verdiblanco aumentan esa incógnita sobre la opción a utilizar ante un Espanyol de Quique Sánchez Flores que destaca precisamente por conceder pocas ocasiones de gol a sus rivales.

El cuadro catalán será otra prueba de toque para la eficacia heliopolitana, uno de los puntos fuertes hasta el momento. Según @FutbolAvanzado, una cuenta especializada en estadísticas, el Betis es el tercer equipo con mejor efectividad ofensiva atendiendo a su ratio de tiros por gol anotado. Los de Setién han necesitado 5,21 remates por cada diana de las 19 que contabiliza hasta ahora -el cuarto equipo más realizador de Primera-, y sólo son superados en este registro por el Barcelona, con 5,15, y el Valencia, con 4,92. Curiosamente, el cuadro verdiblanco es el quinto que menos remata de la categoría, lo que contrasta con su cifra goleadora.

El fútbol de posesión que ha impuesto Setién, y que tan bien ha asimilado la plantilla, busca generar los espacios en el ataque a través de combinaciones, lo que repercute en que los delanteros disfruten de menos llegadas al área pero con una mayor claridad, un aspecto que favorece la eficacia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios