tratamientos

Aprobada la primera insulina de administración flexible

  • Su mecanismo de acción permite reducir el nivel de glucosa en sangre más de 42 horas.

Tras una década sin que llegará al mercado español una nueva insulina, esta semana se anunció la aprobación de Degludec, comercializada por Novonordisk que promete eficacia, flexibilidad y una mayor calidad de vida para los pacientes. "Se trata de la única insulina de administración flexible que ofrece a los pacientes la posibilidad de inyectársela a cualquier hora", explicó Manuel Muñoz, endocrinólogo del Hospital Universitario San Cecilio de Granada. "Tener una nueva insulina en el mercado no es algo que ocurra todos los días", dijo Muñoz.

El nuevo fármaco, cuyo reembolso ya ha sido aprobado por el Sistema Nacional de Salud, reduce significativamente el riesgo de hipoglucemia, incluida la nocturna, que es el principal riesgo de las personas que conviven con la diabetes. La insulina basal está aprobada para el tratamiento de las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 que tengan más de un año de vida.

La novedad que aporta el medicamento frente a la insulina que ya existen en el mercado es su mecanismo de acción que permite que su acción dure más de 42 horas, lo que permite reducir con éxito el nivel de glucosa en sangre a largo plazo y el riesgo de hipoglucemias. "A partir de la tercera dosis se observa menos variabilidad y menos picos en la insulina basal", indicó el doctor Muñoz que participó en los ensayos clínicos de aprobación de Degludec en los que se reclutaron a más de 11.000 pacientes. La estabilidad que proporciona el fármaco al enfermo se explica porque a la molécula se le ha añadido un ácido graso de cadena larga que favorece la liberación sostenida de su principio activo y mejora su perfil farmacodinámico.

La ganancia para los pacientes, además de la eficacia es la libertad que genera la administración más flexible del fármaco. "Para los pacientes es un progreso importante porque no solo ganan libertad sino que su riesgo de hipoglucemias se mantiene muy reducido", explicó el doctor Francisco Merino, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de La Fe en Valencia y agregó: "los pacientes temen a la hipoglucemia pero a la vez no quieren que les obligues a llevar una vida de horarios rígidos".

Para los médicos, indicó Merino, es "un gran avance no tener que frenar el tratamiento diabético por el miedo al incremento del riesgo de hipoglucemia". Los pacientes más beneficiado por la nueva insulina serán aquellos que presentan más riesgo de sufrir episodios de hipoglucemia.

El coste de los episodios de hipoglucemia para el sistema sanitario se multiplican al tiempo que se desestabiliza la enfermedad. "Las hipoglucemias implican el descontrol de la enfermedad, suponen un claro obstáculo para optimizar el control metabólico y eso se traducirá en complicaciones más o menos graves de salud, aseguró el doctor Merino. "Las consecuencias para el sistema sanitario son evidentes", apunta por su parte Francisco Pajuelo, director médico de la compañía Novonordisk, "en primer lugar su propio tratamiento comporta un consumo importante de recursos, pero el problema fundamental es el coste del tratamiento de los problemas clínicos derivados de los episodios hipoglucémicos". Quizás por esta razón, asumir el precio ligeramente superior de un fármaco que controla mejor la enfermedad sea una buena inversión para el sistema sanitario.

La diabetes mellitus tipo 1 o también conocida como diabetes juvenil o diabetes mellitus insulino dependiente. Se diferencia de la diabetes mellitus tipo 2 porque es un tipo de diabetes caracterizada por darse en época temprana de la vida, generalmente antes de los 30 años. De este modo, la diabete tipo 2 se relaciona con la obesidad y el sobrepeso y supone el 90% de los casos.

Tags

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios