Tecnología

Nuevas vías para batallar contra la sepsis

  • Las innovaciones en el ámbito de los laboratorios clínicos permiten mejorar el estudio de hemocultivos en tiempos cada vez más cortos

  • La tecnología es clave pero la comunicación ágil es esencial para tratar cuanto antes

La doctora María Ángeles Orellana, del Hospital 12 de Octubre en Madrid. La doctora María Ángeles Orellana, del Hospital 12 de Octubre en Madrid.

La doctora María Ángeles Orellana, del Hospital 12 de Octubre en Madrid. / R.S.B.

La sepsis es uno de los mayores desafíos de la medicina contemporánea, siendo hoy en día un importante problema sanitario debido a su alta incidencia, morbilidad y mortalidad. La sepsis es una patología tiempo dependiente y se estima que cada hora de retraso en la administración del tratamiento antibiótico adecuado aumenta la mortalidad en un 7,6%.

En el diagnóstico de la sepsis, el hemocultivo sigue siendo la técnica de referencia, lo que técnicamente se denomina gold estándar y una reducción en el tiempo de detección tiene un impacto favorable en la evolución del paciente.

En condiciones habituales, el diagnóstico definitivo en hemocultivos estaría completo a partir de un margen que va de las 48 a alas 72 horas. “Hoy en día existen nuevas tecnologías como Maldi–Tof o las PCRs múltiples, que permiten acortar los tiempos de detección significativamente. Sin embargo esta reducción en el tiempo no podría tener significación si el tiempo que transcurre entre la venopunción y la incubación de los hemocultivos se prolonga. Las guías recomiendan que este tiempo no supere las dos horas, y es muy común que en los laboratorios que no trabajan las 24 horas esta indicación no se pueda cumplir, y que las muestras queden almacenadas durante la noche sin introducirse en los incubadores”, explica la doctora María Ángeles Orellana, responsable de la Sección de Hemocultivos del Hospital Universitario 12 de Octubre en Madrid.

La doctora Orellana explica que “antes teníamos los sistemas de hemocultivos BACT/Alert 3D, que al igual que otros sistemas del mercado necesitan previa manipulación de la muestra para su introducción en el sistema, lo que impedía su externalización”. Además, indica que “hasta la pandemia de Covid–19 no teníamos laboratorio 24 horas, por lo que de lunes a viernes en horario laboral las muestras llegaban directamente al laboratorio de Microbiología para su procesamiento y a partir de las tres de la tarde y fines de semana las muestras quedaban almacenadas en el laboratorio central hasta la mañana siguiente”.

Este contexto ha cambiado con la llegada de un sistema de hemocultivos totalmente automatizado, denominado Virtuo, muy fácil de utilizar y que no necesita manipulación de la muestra, ya que la carga y la descarga es totalmente automática”. Esto les permitió ubicar dos sistemas de este tipo en el laboratorio de Urgencias “donde las botellas son introducidas directamente en los sistemas fuera del horario de trabajo del laboratorio de microbiología, y así favorecer a la reducción en el flujo del diagnóstico”, aclara la experta.

Asimismo, a la hora de explicar cómo se comunican con el laboratorio de Urgencias para actuar nada más se detecta una señal positiva de hemocultivo, la doctora Orellana aclara que estos sistemas están conectados en red a través de un software denominada Myla y desarrollado por la compañía Biomérieux, que permite saber en todo momento cuándo se ha emitido una señal de positividad. “Además, contamos con un semáforo de luces que nos permite ver de manera directa y más visual desde el laboratorio de microbiología cuando un hemocultivo es positivo, por lo que vamos rápidamente a por las botellas y las trabajamos”, afirma la responsable de la Sección de Hemocultivos del Hospital 12 de Octubre.

Para la experta, todo el proceso de análisis se beneficia de un algoritmo que permite reducir el tiempo de detección en más de tres horas con respecto a las tecnologías anteriores. Sin embargo, “de nada sirve tener la mejor tecnología y obtener un resultado mucho más rápido si no se comunica de manera eficaz al clínico, ya que es éste el encargado de orientar el tratamiento antibiótico del paciente. Son todos estos factores los que deben estar aunados para que sea beneficioso para el paciente, siendo la eficacia en la interacción con el clínico uno de los factores clave más importantes”, aclara la experta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios