Córdoba

La marcha de la esperanza

  • Miles de cordobeses de toda la provincia recorren las principales calles de la ciudad para concienciar de que hay que seguir luchando contra el cáncer

Amaneció fría la mañana de ayer, pero eso no fue ningún impedimento para que miles de personas se echaran a la calle para demostrar su solidaridad y entereza y plantarle cara al cáncer. Porque hay esperanza, porque afortunadamente esta enfermedad cada vez da menos miedo y porque toda la generosidad es poca cuando se trata de ayudar a los que están pasando por un mal momento. Por eso el Vial Norte se transformó ayer en una marea verde de esperanza formada por cordobeses venidos de todos los puntos de la provincia que respondieron a la llamada de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) para participar en esta tercera marcha. El apoyo también fue institucional. No faltó el alcalde, Andrés Ocaña, quien alabó el "compromiso de lucha" del colectivo y expresó la necesidad potenciar "la concienciación y la investigación" como factores fundamentales para combatir esta enfermedad. Rosa Aguilar tampoco faltó a la cita, ahora desde el cargo de consejera de Obras Públicas, pero con el mismo compromiso. La corporación municipal casi al completo estuvo presente y al regidor lo acompañaba su socio de gobierno, Rafael Blanco; el líder de la oposición, José Antonio Nieto, y varios concejales de todas las formaciones políticas. La delegada de Salud, María Isabel Baena tampoco se perdió la cita.

La comitiva partió de la plaza de las Tres Culturas, pero cuando llegó a los Llanos del Pretorio (el punto en el que se daba la vuelta) todavía quedaba gente en la salida que no había comenzado a andar. "Ha sido maravilloso, estupendo, increíble", resumió la presidenta de la AECC en Córdoba, María Luisa Cobos, quien no pudo concretar una cifra de participantes, que seguro se contaban por miles. La banda de música del Conservatorio y otra venida desde Lopera (un municipio de Jaén) también contribuyeron a que la estampa fuera más emotiva.

Desde Nueva Carteya, Pozoblanco o Fernán Nuñe, las 37 juntas locales de la asociación se desplazaron en autobuses para "decir que estamos ahí, para ayudar a los que estén pasando por un mal momento", decía una de las voluntarias. Cada junta aportó además un plato típico de su localidad que después fue subastado en una carpa montada para la ocasión. En definitiva fue un día de convivencia cuyo objetivo fue concienciar a la ciudadanía de que "hay que seguir luchando", apuntó Cobos.

Para los que lo están pasando mal en estos momentos, también hubo un mensaje: "no están solos, hay que tirar para adelante aquí estamos para ayudarlos", aseguró Cobos. Miles de cordobeses también les brindaron su colaboración en forma de marcha verde que trae la esperanza.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios