Bienestar

Diez ejercicios para aprender a meditar y deshacerte del estrés diario

Meditar para escuchar lo que te pasa por dentro.

Meditar para escuchar lo que te pasa por dentro.

Meditar es un ejercicio mental que tiene muchas ventajas para la salud mental y el bienestar de las personas. Se trata de ser conscientes del propio interior y es una medicina para las personas que tienen estrés y ansiedad. Hay que decir que los resultados no se observan de un día para otro, hay que ser constantes.

Es una práctica que se puede empezar en cualquier momento de la vida y a cualquier edad. Realmente todo ejercicio que requiera de una concentración y de una atención plena en el momento presente se considera meditar. No obstante, veamos algunos que pueden ayudar a deshacerse del estrés diario. 

  • Enfocar la atención en la respiración durante un minuto.

Es la base de la mindfulness ya que ayuda a bajar el rimo y a calmar cuerpo y mente. Siéntate en un lugar que sea cómodo para ti, cierra los ojos, inhala aire por la nariz hasta llegar al vientre y exhala por la boca. Olvídate de todo y céntrate solo en el ritmo de tu respiración.

  • Vaciar la mente

Esta práctica es consecutiva de la anterior. Cuando te centras solo en el aire que entra y sale, logras vaciar la mente. Es normal que en algún momento la mente vuelva a otros pensamientos. En ese caso, no los elimines, pero tampoco los sigas. Están ahí y ya se irán.

  • Body Scan

Se trata de hacer un escáner a tu cuerpo, recorriendo cada parte y siendo consciente en todo momento de qué sensaciones se están produciendo en ti en cada momento. La concentración de este ejercicio es para visualizar y descubrir qué te está diciendo tu propio cuerpo, conectando con él y con lo que sientes, pero sin juzgar.

  • Meditación en movimiento

La meditación suele entenderse como una práctica estática, pero también es posible hacerla en movimiento. Es más fácil perder la atención y la concentración, pero es posible llevarla a cabo. Tienes que buscar un entorno natural (playa, campo, etc) y pasear.

Durante el camino tienes que prestar atención a qué sientes cuando la brisa toca tu cuerpo, los rayos de sol penetran dentro de ti, el agua del mar toca tus pies... ¿Qué sienten tus músculos? ¿Qué emociones se despiertan dentro de ti? Reconócelo y siéntelo.

  • Meditación en el agua

Es similar a la anterior. Esta vez el ejercicio se puede realizar en una bañera o piscina y observar qué sensaciones se producen en tu cuerpo mientras estás en el agua.

  • Meditación vuelta bhavana

Es una práctica que enseña a amar incondicionalmente, principalmente, a uno mismo. Se hace sentado y poco a poco cada músculo del cuerpo se va relajando, observando las emociones que te producen llegando hasta tu corazón. Van a salir tanto positivas como negativas, pero no importa. Acéptalas todas y sonríeles. Luego quédate con las positivas para generarte bienestar. Es una práctica poderosa y transformadora en la que se disminuye el estrés y la ansiedad.

  • Visualización

Este es un ejercicio que les viene muy bien a las personas emprendedoras porque se trata de visualizar metas u objetivos. Tienes que colocarte de pie, sentado o tumbado, cerrar los ojos y visualizar lo que quieres conseguir sin perder la atención en tu propia respiración. De esta forma, te darás cuenta si eso que quieres conseguir te va a llevar o no a un estado de bienestar.

  • Yoga y Tai Chi

Ambas disciplinas por separado son también una forma de meditar, por lo que en cada postura y en cada movimiento que hagas debes tener atención plena, así como ser consciente de la propia musculatura, cómo se estira y a la vez se relaja.

  • Contar hacia atrás

Este ejercicio es muy bueno para entrenar el foco. Se trata de contar desde un número alto como el 100 hasta el cero. Con esta práctica, conseguirás centrar toda tu atención en una sola cosa a la vez.

  • La mente como un lienzo en blanco

Requiere de que dejes la mente completamente en blanco y el primer pensamiento que se te venga a la cabeza lanzarlo al lienzo en blanco. Debes pensar por qué ha venido ese pensamiento a ti y qué sensaciones te ha producido. Este ejercicio también se puede hacer sobre un lienzo real donde puedes dibujar lo que tienes en mente. También puedes meditar con la escritura o la música ya que son disciplinas creativas que también son válidos como medio de expresión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios