Patrimonio

Apartamentos en el corazón de Santa Cruz

  • Una empresa catalana convertirá la gran casa del arquitecto Juan Talavera en un edificio para viviendas de lujo con una inversión de casi 800.000 euros

El número 12 de la Plaza de Santa Cruz. El número 12 de la Plaza de Santa Cruz.

El número 12 de la Plaza de Santa Cruz. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 2

De restaurante de lujo durante veinte años a apartamentos turísticos de alto nivel. En pleno corazón de Santa Cruz, en la plaza que lleva el nombre del barrio más turístico de la ciudad. La Gerencia de Urbanismo ya conoce el proyecto de una empresa catalana (Tandem Apartaments, S.L.) para convertir la casa-patio regionalista del arquitecto Juan Talavera y Heredia (1880-1960) en un edificio de apartamentos para turistas, la modalidad de hospedaje al alza en toda España en detrimento de la fórmula tradicional del hotel. La inversión prevista para las obras de adecuación necesarias ronda los 800.000 euros (IVA incluido). Muchos sevillanos y visitantes recordarán que en este inmueble estuvo en una primera etapa el taller de la reconocida modista Lina, por lo que era habitual el acceso de personajes famosos y, posteriormente, funcionó como el recordado restaurante Albahaca, dirigido por María Luisa del Vando, que además durante varios años fue la presidenta de la asociación vecinal del barrio de Santa Cruz.

El edificio es célebre por la decoración interior de los salones, marcados por una preciosa azulejería, y por los techos altos, propios de la arquitectura de una etapa en la que no existían los aires acondicionados. En el citado restaurante comieron desde reyes hasta intelectuales y, por supuesto, aparece citado en obras literarias como La piel del tambor, del escritor Arturo Pérez Reverte.

El arquitecto Juan Talavera diseñó a principios del siglo XX la plaza de Santa Cruz al completo, incluido este edificio, donde vivió y tuvo su estudio de trabajo. Está documentado que la fecha de terminación de las obras es la del año 1923.

El edificio tiene planta baja, dos plantas de altura y un castillete. La finca forma parte del conjunto histórico declarado de la ciudad y está catalogada en el PGOU, por lo que las obras que se pueden efectuar son muy limitadas y tienen que respetar los elementos de valor patrimonial, como son la fachada y la primera crujía, el zaguán, el patio, la escalera, las galerías, las cubiertas y otros elementos integrantes como la puerta de acceso, los forjados de madera de las galerías, las crujías perimetrales, las azulejería decorativa y la rejería, la columna con capitel empotrada en una esquina, debiendo tan solo de renovarse los materiales en mal estado de conservación o ejecutar reparaciones en donde se estime necesario.

El dossier que maneja la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento asegura que el edificio no se encuentra en un estado bueno de conservación. La empresa promotora asegura haber hecho un análisis minucioso de los elementos que deben ser conservados. Una vez que se ha efectuado este trabajo, el cálculo de la empresa catalana es que pueden salir hasta siete apartamentos de la adecuación y redistribución de la casa. El compromiso, obviamente, es el de respetar la actual volumetría del edificio, mantener la escalera catalogada, los zócalos y las solerías hidráulicas y las cubiertas de madera. Se plantea la creación de una nueva escalera para incendios y la anulación de la que hay existente tras comprobarse que carece de valor patrimonial. Los apartamentos se organizarán, al menos, con una estancia del tipo salón-comedor, una cocina, un dormitorio y un baño. En el diseño de los apartamentos se ha primado la reducción de recorridos de circulación no útiles, como los pasillos. Se admite en el proyecto que existen zonas no accesibles para personas con movilidad reducida al tratarse de un edificio catalogado.

La catalogación del inmueble obliga a conservar muchos elementos de interés

La planta baja cuenta con 220 metros cuadrados. La primera con 209. La segunda es menor: 184 metros cuadrados. Y la cubierta ronda los 20. La superficie construida total es de 633 metros cuadrados. La planta baja está a una cota superior a la de la plaza. De hecho, esa superficie elevada era utilizada en tiempos por el restaurante Albahaca para instalar algunos veladores.

El edificio está incluido en el sector Catedral del conjunto histórico declarado de la ciudad y tiene un uso residencial, aunque admite otros usos, como hospedaje, espectáculos y salas de reunión, comercio, oficinas, docente, deportivo, asistencial, talleres, industria y almacenamiento, según el Servicio Administrativo de Licencias y Disciplina.

Talavera y Heredia inició su carrera con obras de arquitectura modernista, pero finalmente se especializó en el regionalismo, que mezclaba estilos del barroco sevillano y de la arquitectura rural andaluza. Como arquitecto municipal, Juan Talavera tuvo una activa participación en el diseño urbanístico de Sevilla en la primera mitad del siglo XX, participando en la urbanización del barrio de Santa Cruz, así como de las plazas de Santa Cruz, donde se encuentra la casa que promovió y construyó para su vivienda, y de Doña Elvira o el diseño de los Jardines de Murillo. También diseñó el Consulado de Francia, que está en la misma Plaza de Santa Cruz.

En la casa abrió durante veinte años el recordado restarante de lujo 'lbahaca

Una de sus obras más conocidas en la ciudad es el edificio de Telefónica de la Plaza Nueva, así como el pabellón de la citada compañía en el Parque de María Luisa, el cine Pathé, el colegio mayor Santa María del Buen Aire en Castilleja de Guzmán, el hotel Oromana de Alcalá de Guadaíra, el mercado de abastos del Arenal o la estación de autobuses del Prado de San Sebastián.

Esta semana ha trascendido que la Real Maestranza de Caballería convertirá en apartamentos turísticos las casas de pisos que tiene en propiedad en la calle Adriano y que están explotadas en régimen de alquiler. La institución nobiliaria ha aprobado esta iniciativa en su junta general. La prestigiosa entidad apuesta así por rentabilizar sus propiedades de acuerdo con la modalidad en fuerte auge en la actualidad, cuando muchos particulares e instituciones están aprovechando el turismo emergente para ofrecer una opción de alojamiento que cobra auge respecto a la de las tradicionales firmas hoteleras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios