Sevilla

Decenas de niños pierden su plaza escolar por un error burocrático

  • Educación asegura que falta documentación sobre el tipo de familia a la que pertenecen · Los padres reciben la información a siete días de comenzar el curso

A una semana de que comience el curso y sin colegio para sus hijos. En esta situación se encuentran decenas de familias sevillanas que a la vuelta de las vacaciones se han encontrado con la sorpresa de que los más pequeños de la casa se han quedado sin la plaza que obtuvieron en los centros concertados. El origen de este problema radica en la nula facultad que tienen estos colegios para compulsar la documentación necesaria que acredita que los menores pertenecen a una familia monoparental o numerosa (lo que otorga dos puntos en la baremación).

La Delegación de Educación asegura que es imprescindible adjuntar la fotocopia autenticada del libro de familia, que es fácil de obtener en los centros públicos, pero que resulta más difícil en los concertados, al carecer de un secretario de la administración pública que pueda compulsarlo.

Varios sevillanos afectados por esta situación señalaron a este periódico que durante el proceso de escolarización intentaron realizar una fotocopia "autenticada" del libro de familia en los colegios concertados donde deseaban matricular a sus hijos, pero el personal de dichos centros les advirtió de que no estaban autorizados para realizar esta labor, por lo que tendrían que dirigirse al Registro Civil que expide dichos certificados.

Las familias tramitaron la solicitud a este organismo, donde les indicaron "que no podían fotocopiar los libros al no ser un documento oficial, sino informativo", por lo que sólo era necesario entregar la partida de nacimiento del menor y la fe de vida y estado de los padres para acreditar que el futuro alumno pertenece a una familia numerosa o monoparental. De esta forma, los padres se limitaron a fotocopiar dichos documentos, aunque bastantes de ellos mostraron el libro de familia en el momento de escolarizar a sus hijos.

Una vez conseguida la plaza en los centros concertados, la sorpresa llega cuando a finales de agosto son informados de que sus hijos no podrán estudiar finalmente en estos colegios al no adjuntar "la copia autenticada del libro de familia". Según ha podido saber este periódico, dicha decisión afecta a 14 menores que habían conseguido una vacante en los Padres Blancos, a 13 en los Maristas y a casi una quincena en El Portaceli, aunque es previsible que la situación se extienda a más centros. Los padres, por ahora, sólo pueden presentar un recurso en los juzgados de lo contencioso-administrativo contra la resolución de Educación, por lo que con toda seguridad el curso empezará sin que sus hijos consigan entrar en los colegios elegidos, aunque sí tienen asegurada una plaza en un centro público.

La Delegación que dirige Jaime Mougan insiste en que una copia autenticada sólo requiere del sello de un funcionario de un centro educativo, ya que no es auténtica, por lo que no es necesario que la acredite un notario. El problema estaría en la ausencia de secretarios públicos en los colegios concertados, donde no existe esta figura de la administración. Así lo explica el juez del Registro Civil de Sevilla, Eugenio Pradilla, quien recuerda que ya en marzo de 2007 se envió una circular a la Delegación de Educación en la que se especificaba que el registro sólo expide documentos originales y no fotocopias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios