Fundación Cajasol Memoria 2019 Fundación Cajasol, firme baluarte del mecenazgo cultural

  • La entidad que pilota Antonio Pulido presenta la memoria de actividades de 2019, un año para enmarcar, con la vista puesta en este incierto 2020. La Fundación Cajasol, de fuerte vocación andaluza, se consolida como bastión para la cultura, la acción social, la formación y el emprendimiento 

La profesora y experta en finanzas Sara Díaz Pescuezo conversa con el periodista Cristóbal Cervantes.

La profesora y experta en finanzas Sara Díaz Pescuezo conversa con el periodista Cristóbal Cervantes. / Juan Carlos Muñoz

Hace ahora más de una década, Antonio Pulido hizo suya aquella célebre frase: “Yo tengo un sueño”, pronunciada por Martin Luther King durante su célebre discurso sobre la igualdad racial en 1963. Diez años después aquel sueño es una realidad latente que consagra a la Fundación Cajasol en Andalucía como uno de los firmes bastiones de la cultura, la acción social, la formación y el emprendimiento, sus cuatro pilares elementales. La entidad, más viva y dinámica que nunca, mantiene una fuerte implantación y arraigo en sus históricas sedes de Sevilla, Huelva, Cádiz y Córdoba, algo que hará extensible próximamente a la ciudad de Jerez, mientras fortalece sus vínculos con Málaga y Granada. Aquella idea rectora de convertir la Fundación Cajasol en uno de los ejes vertebradores de la comunidad andaluza mediante alianzas con otras instituciones público-privadas es hoy un proyecto sólido y consolidado, dispuesto a emprender nuevas acciones acordes a los duros retos que plantea el futuro a corto plazo.Ayer, presentó en su remozada sede convertida en gran centro cultural, su memoria anual de actividades. Una cita clásica en el calendario de la entidad, que este año se ha visto marcada como era de esperar por las estrictas medidas de seguridad que exige la situación provocada por la Covid-19.

Antonio Pulido Gutiérrez, presidente de la Fundación Cajasol Antonio Pulido Gutiérrez, presidente de la Fundación Cajasol

Antonio Pulido Gutiérrez, presidente de la Fundación Cajasol / Archivo

Antonio Pulido, a la cabeza de su eficiente y eficaz grupo de profesionales, estuvo arropado por las instituciones y sociedad civil a las que alcanza la entidad en su labor de mecenazgo. A todas ellas agradeció su colaboración y el hecho de hacer cada día más nutrida la gran familia que actualmente forma la Fundación Cajasol. Los números son reflejo del momento dulce que vive la institución. Por eso, 2019 se cerró con un dato esclarecedor de la fuerza e importancia que representa esta entidad para nuestra región. 1 millón de usuarios directos se beneficiaron de las más de 1.500 actividades desarrolladas. Ha celebrado más de 40 muestras artísticas de diversa índole y estilo, la gran mayoría en sus propios espacios expositivos, superando la cifra de 200.000 visitantes. Algunas de esas exposiciones pusieron en valor su propia colección artística, no hay que olvidar que cuenta con uno de los fondos más importantes de Andalucía y España, con más de 6.000 piezas de arte.Destaca sobremanera en los fines de la Fundación su clara apuesta por los programas de acción cultural y fomento del arte. Más de 50.000 personas han asistido a los 175 espectáculos organizados. Las voces de Aitana, Ana Guerra, Blas Cantó, Argentina, Manuel Lombo, grupos internacionales en el ciclo Cita con las Músicas y numerosos artistas de lo jondo pisaron sus escenarios y dejaron muestras de su calidad. Su esperada programación navideña, con el suntuoso Belén, bajo el lema de los Gozos de Diciembre congregó a más de 350.000 visitas, superando todos los récords de anteriores ediciones. Fiel a su defensa de las tradiciones de nuestra tierra, volvió a celebrar un año más el ciclo cofradiero Tramos de Cuaresma, llegando en esta edición a los 100.000 participantes. Mención aparte merecen sus ya reconocidos ciclos culturales dedicados al mundo de las letras (12.000 asistentes congregaron sus más de 70 actos literarios), el flamenco y la tauromaquia o su apoyo incondicional al carnaval de Cádiz, contribuyendo en todos los casos a una mayor difusión de estas señas identitarias andaluzas. Si hablamos de Acción Social, uno de los capítulos más importantes para la entidad, subrayar que hasta 140.000 personas se beneficiaron de su ayuda y colaboración. Mencionar en este sentido la iniciativa solidaria Andaluces Compartiendo, que ha cumplido un septenio, consolidándose como uno de los programas más transcendentes de la comunidad. Participan más de 50 marcas, aportando más de 3.150.000 Kg. de productos, ayudando a 110.000 familias y con 270 entidades sociales beneficiarias.De suma relevancia son también los apartados de Formación y Emprendimiento. Más de 10.000 alumnos participaron en sus programas formativos, y en este sentido destaca sobremanera el papel de su buque insignia, el Instituto de Estudios Cajasol, un centro de referencia que suma tres décadas de docencia en la instrucción de jóvenes que se incorporan con notable éxito al mercado laboral. Una de las premisas de la Fundación es la búsqueda del talento y la excelencia en los jóvenes de hoy, futuros profesionales y empresarios. Más de 3.000 alumnos se formaron en sus aulas en el pasado curso. En lo que respecta a la cultura emprendedora se ha afianzado la apuesta por ayudar al sector de la moda y reforzado más si cabe los lazos con el tejido empresarial andaluz, a través de los Encuentros del Club de Directivos, convertidos ya en uno de esos lugares comunes para pymes y grandes compañías. En su afán por adaptarse a los nuevos tiempos, la Fundación viene haciendo un especial esfuerzo en potenciar su presencia en todas las redes sociales, a fin de acercarse también a un público más joven que responde a nuevas inquietudes más alejadas de lo costumbrista, sin menoscabar la programación habitual que ofrece a su público más fiel. El Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española, con la presencia de ilustres como Mario Vargas Llosa, Arturo Pérez-Reverte o Juan Mayorga, la visita de Sus Majestades los Reyes de España, la colaboración con la XXXIII Gala de los Premios Goya, el estreno mundial de la World Press Photo, las Carreras de Caballos de Sanlúcar o los Patios de Córdoba... son algunos de los muchos hitos recogidos en esta memoria de 2019. En definitiva, un año vital para la Fundación, que culminó con la ampliación y remodelación de la sede principal de la Plaza de San Francisco, erigiéndose en el gran ágora que vehiculará la cultura y el arte desde el corazón de Sevilla. En el último lustro inauguró nuevos espacios como las salas Murillo y Machado en 2015; aulas de talleres en 2016; el remozado Teatro Cajasol en 2017, la sala de literatura Bécquer en 2018; y las salas Vanguardia y Velázquez en 2019. Culmina así el proyecto museístico de la gran manzana cultural.En lo sucesivo habrá de continuar la singladura trazada hace más de diez años. La estela dejada atrás está llena de imborrables momentos para la institución que pilota Antonio Pulido, que se enfrenta ahora al reto de seguir optimizando su mecenazgo cultural con más ahínco si cabe en los difíciles años venideros. Se adivinan tiempos muy inciertos, los vientos no soplarán favorables para el arte y la cultura. El camino no será fácil pero la misión es clara, refrendarse como la gran fundación andaluza. Toca seguir soñando...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios